Sólo el 13 por ciento de estudiantes de quinto de primaria pudieron aplicar las operaciones aritméticas para resolver un problema