Los compradores se basan en la cantidad de gasolina que venden y no en lo que se invirtió en infraestructura, para hacer sus ofertas