Desde hace 13 años se han construido plantas tratadoras con recursos públicos que no han ayudado a depurar en nada las toxicidad que hoy enfrenta el Atoyac