La propia víctima reconoció que un par de meses antes de ser quemada, ya sufría agresiones físicas y psicológicas