VermiBUAP, el gran proyecto poblano en cultivos

VermiBUAP, el gran proyecto poblano en cultivos

El impulsor es el investigador José Cinco Patrón Ibarra, del Centro de Agroecología del Instituto de Ciencias de la BUAP
VermiBUAP, el gran proyecto en cultivos Foto: Especial
VermiBUAP, el gran proyecto en cultivos Foto: Especial
Antonio Miranda | 04/01/2017 06:45

Hace cuatro años nació el proyecto VermiBUAP. Su función transformar los residuos sólidos orgánicos que no era aprovechados y terminaban en el relleno sanitario, representando un foco de contaminación a los mantos freáticos y consecuentemente afectando la salud pública.

El impulsor de esta tecnología que contribuye a mejorar la fertilidad del suelo y es utilizada por productores de Puebla y Veracruz, es el investigador José Cinco Patrón Ibarra, del Centro de Agroecología del Instituto de Ciencias de la BUAP (ICUAP).

Patrón Ibarra generó, además, un nuevo producto a partir de la lombricomposta, un fertilizante foliar cuya aplicación en cultivos de jitomate ha dado grandes resultados: no sólo plantas vigorosas y sanas, también una reducción de 60 por ciento en el uso de fertilizantes químicos y de casi 70 por ciento en fungicidas, entre otros beneficios.

Debido a la efectividad de VermiBUAP, en el primer trimestre del 2017 se prevé iniciar la construcción de la planta más grande de lombricompostaje en México, operada por profesionales de la BUAP, que contará con más de 600 camas para transformar y aprovechar 15 mil toneladas anuales de residuos sólidos orgánicos en el municipio de Rafael Lara Grajales, en Puebla, con lo cual se producirán 5 mil toneladas al año de abono orgánico mejorador de suelos.

El nuevo producto, humus líquido VermiBUAP, ya ha sido utilizado en el campo poblano.

Al respecto, Álvaro Limón González, productor de jitomate en el municipio de Los Reyes de Juárez, comentó que este producto lo ha aplicado durante la etapa de crecimiento del cultivo, cada semana, por medio de fertilización foliar.

Tras mes y medio aseguró: “Los resultados que hemos obtenido hasta el momento son plantas totalmente vigorosas, tallos gruesos y fuertes, racimos de floración muy sanos, con una fuerza y vigor impresionantes, un follaje exuberante, con una tonalidad verde intensa que denota la sanidad de las plantas”.

Otros de los beneficios es que el uso de fertilizantes químicos se redujo en 60 por ciento y de fungicidas para el control de enfermedades en casi 70 por ciento, lo que se vio reflejado en una menor inversión y en productos de buena calidad para los consumidores.

VER: BUAP incorpora a estudiantes para periodo primavera 2017