Maestro: Señales de alerta en los niños

Maestro: Señales de alerta en los niños

El SNTE te explica las principales señales que pueden afectar tanto a niños como jóvenes, y que maestros y padres se pueden dar cuenta
Antonio Miranda | 14/02/2017 06:45

Maestro, los niños y jóvenes hoy en día se envuelven con la sociedad en una forma de vorágine, por lo que sus vivencias no las digieren de forma tranquila o mejora dicho de forma correcta.

Debido a esta rapidez con la que hoy en día vivimos, ellos se ven expuestos a situaciones que ponen en riesgo su integridad física o mental.

Ante esto, el blog de MaestroTV del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) te explica que es necesario darle la atención a cada uno para descubrir a tiempo signos que pueden delatar situaciones extrañas que pueden estar afectándolas.

Cuando hablamos de niños:

1.- La hiperactividad y déficit de atención en niños puede deberse a su forma de alimentación o algún trastorno que pueden tratarse con especialistas.

2.- Insomnio. El que un pequeño no pueda dormir o le cueste mucho trabajo.

3.- Los cambios de actitud momentáneos. Cuando un niño se enoja, llora o tiene cualquier otro cambio de un momento a otro y sin explicación alguna.

4.- Rebeldía. Si el niño tiene conductas de desobediencia o agresión con los demás y no muestra remordimientos al respecto.

5.- Un signo de alerta roja es cuando el pequeño se niega a realizar actividades cotidianas y propias a su edad, como ir a la escuela, jugar con sus amigos, etc.

Para los adolescentes:

La edad más difícil o complicada es la adolescencia, ya que sus conductas pueden deberse simplemente a los cambios hormonales, corporales o mentales por los que están pasando y que son normales a su edad, pero aquí mencionaremos las situaciones a las que hay que poner mayor atención:

Cambios en su higiene. Cuando un adolescente deja de asearse o se viste de forma diferente a la que está acostumbrado.

Poca energía. Como ya mencionamos, esto puede deberse a los cambios que experimenta, pues el crecimiento puede llegar a agotar el cuerpo. Excesiva preocupación por cosas que no son tan importantes.

Mucha preocupación por lo que come o poca preocupación. El cuidado excesivo del peso o el comer demasiado pueden hablarnos de un desorden alimenticio. Cambios drásticos en el desempeño escolar.

 

Con información de MaestroTV

 

Pages