UNAM realiza inventario de la flora en el Valle de Tehuacán

UNAM realiza inventario de la flora en el Valle de Tehuacán

Cerca del 10 por ciento de las especies descritas son endémicas, por eso es importante proteger este sitio
Redacción | UN1ÓN Puebla | 14/08/2018 05:00

El Instituto de Biología de la Universidad nacional Autónoma de México (UNAM) realiza un inventario completo de la flora del Valle de Tehuacán-Cuicatlán, recientemente inscrito como “Bien Mixto” en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO por su riqueza natural y cultural.

Rosalinda Medina Lemos, académica coordinadora del proyecto, refirió que el estudio en ese sitio excepcional es necesario para contribuir al conocimiento y conservación de la biodiversidad que alberga nuestro país. “Es un lugar que concentra gran cantidad de especies con formas de vida extrañas, sólo conocidas en esta región”.

Su relevancia cultural y natural se manifiesta en la presencia de biomas con altos niveles de endemismo, especies de flora y fauna en riesgo y raras, además de ser reconocida como cuna de la agricultura y la irrigación mesoamericana (por el manejo del agua y el desarrollo de sistemas hidráulicos que propiciaron los primeros sistemas agrícolas).

La biodiversidad, en combinación con las condiciones adversas del desierto, dio pie a un proceso de adaptación y evolución tecnológica antigua que definió esa región cultural.

La especialista señala que cerca del 10 por ciento de las especies descritas son endémicas, por eso es importante proteger este sitio. La zona de estudio, ubicada entre los estados de Puebla y Oaxaca, fue decretada reserva de la biósfera el 28 de mayo de 1997, comprende una extensión de 10 mil 812 kilómetros cuadrados (de los cuales cuatro mil 874 son área natural protegida); ahí se albergan diferentes ecosistemas.

Es un lugar que en la historia geológica, y debido a la tectónica de placas, quedó aislado; en realidad es una continuidad de los desiertos norteños, con condiciones particulares que permitieron el desarrollo de una flora excepcional, explicó la experta.

Las investigaciones a lo largo de tres décadas han dado como resultado la publicación de “La Flora del Valle de Tehuacán-Cuicatlán”, un inventario de las especies de plantas vasculares que habitan la región, y que se edita en una serie de fascículos. Ahí se refleja el trabajo de taxónomos nacionales y extranjeros, y de diferentes instituciones que clasifican y categorizan las plantas, las describen y registran.

Medina Lemos, quien participó en la elaboración del expediente de nominación de la zona como Patrimonio Mundial, opinó que la declaratoria como Bien Mixto (proceso que se alargó por alrededor de tres años) sirve para que, como mexicanos, nos sintamos orgullosos de tener un país con tanta diversidad y lo valoremos.

No obstante, se corre el riesgo de que no se haga un buen plan de manejo del sitio para abrirlo al turismo. Si no se hace de manera adecuada, la región podría ser afectada. “No se debe evitar el desarrollo, pero sí establecer lineamientos claros para que se efectúe y consolidar la educación ambiental de la población”, concluyó.