BUAP reduce incidencia delictiva 70% en sus instalaciones

BUAP reduce incidencia delictiva 70% en sus instalaciones

Esto a partir de la coordinación de la Dirección de Apoyo y Seguridad Universitaria (DASU) de la BUAP con autoridades estatales
Dirección de Apoyo y Seguridad Universitaria
Dirección de Apoyo y Seguridad Universitaria
Redacción | UN1ÓN Puebla | 13/11/2018 05:00

La Dirección de Apoyo y Seguridad Universitaria (DASU) de la BUAP, trabaja en desarrollar el fomento e integración de procesos de prevención y seguridad en beneficio de la comunidad y patrimonio universitario, en coordinación con las autoridades de los diferentes niveles de gobierno.

Desde la creación de la DASU a la fecha, se ha permitido reducir la incidencia delictiva al interior de la universidad hasta un 70 por ciento.

Christian Steger Schmidt, director de esta dirección, trabaja con dos subdirecciones: de Seguridad y Administración de riesgos. La primera opera con esquema integral de vigilancia presencial a través de 911 elementos, con apoyo de mil 400 cámaras y 150 alarmas; además de los servicios que brinda la Central de Atención de emergencias los 365 días del año, las 24 horas, donde llegan las señales de alarmas, cámaras y sistema de radio.

La segunda subdirección, detalló, corresponde a la administración de riesgos y atención de emergencias médicas, prehospitalarias, protección civil y seguros institucionales. Adicional, existen otras seis coordinaciones ubicadas en distintas sedes, para garantizar una cobertura total en todos los espacios de la Universidad dentro de la ciudad. 

Steger Schmidt insistió en que la inseguridad en Puebla es un problema metropolitano que rebasa las facultades y atribuciones de la propia Universidad, sin embargo existe un compromiso real con la comunidad para establecer planes de acción y dar respuesta inmediata a una emergencia, incluso en las inmediaciones, donde opera el programa “Sendero Seguro”, un servicio de vigilancia y acompañamiento en Ciudad Universitaria, el Complejo Cultural Universitario y en las facultades de Medicina y Lenguas.

Una vez que se recibe el reporte, se asigna un número de folio y se atiende de acuerdo a los protocolos establecidos para cada caso, en coordinación con las policías municipal y estatal; Cruz Roja, Protección Civil y con la policía federal y Gendarmería, en caso de los campus regionales.

Posteriormente, la DASU realiza un mapeo de emergencias ocurridas para establecer planes operativos que vigilan el antes, durante y después. El objetivo, indicó, es ubicar puntos vulnerables y de riesgo que facilitan la implementación de estrategias.

Capacitación y vinculación.

Brindar capacitación, no sólo a los elementos de vigilancia, sino a personal administrativo y directores de unidades académicas también ha sido clave para atender posibles contingencias, advirtió Christian Steger.

Para mayor operatividad, la DASU se reúne con autoridades municipales y sostiene reuniones de trabajo con personal de la Fiscalía General del Estado, además de integrarse al Consejo Universitario de Seguridad en el área metropolitana en el que participan distintas instituciones educativas de nivel superior, las cuales se reúnen una vez al mes en vinculación con el Centro de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C5).