11.26% de poblanos hablan alguna lengua indígena

11.26% de poblanos hablan alguna lengua indígena

Una de las claves para hacer frente a la extinción de las lenguas indígenas, no solo es fomentar su aprendizaje, sino revitalizar su uso
Redacción | UN1ÓN Puebla | 09/09/2019 05:00

Datos de la UNESCO señalan que en el mundo al menos 750 millones de jóvenes y adultos no saben leer ni escribir y 250 millones de niños y niñas no consiguen adquirir las capacidades básicas de cálculo y lectoescritura.

 

A lo anterior hay que sumar una diversidad lingüística y cultural, ya que en México existen 69 lenguas que gozan de la misma validez e igualdad. En el caso del estado de Puebla, de acuerdo con cifras del INEGI en 2015, 11.26 por ciento de la población total habla alguna lengua indígena, lo cual representa 656 mil 400 personas. 

 

Edmundo Hernández Amador, investigador del Departamento de Investigaciones Históricas del Movimiento Obrero (DIHMO)-VIEP y hablante de náhuatl, considera que: “Así como se enseña inglés, alemán o francés, deberían existir programas que fomenten el aprendizaje de lenguas indígenas, ya que estas no han impactado tanto en instituciones de educación superior, en las cuales un porcentaje de su población es hablante de idiomas originarios”.

 

Susana Magdalena Pérez Guzmán, hablante de tzeltal y estudiante de Ingeniería Civil, quien expuso que es necesario hablar y conocer las lenguas indígenas del país, “así como impulsan que hablemos otros idiomas extranjeros”.

 

Para Susana, una de las claves para hacer frente a la extinción de las lenguas indígenas, no solo es fomentar su aprendizaje, sino revitalizar su uso: “de la misma forma que usamos palabras del inglés en la vida cotidiana, como ok o selfie, podamos ocupar palabras de origen indígena en nuevos contextos”.

 

Generalmente, las lenguas indígenas se transmiten vía oral, de generación en generación, por lo que el siguiente paso debe ser su enseñanza, a través de procesos de lectoescritura. Al respecto, Hernández Amador comentó la impartición de programas de educación bilingüe en primarias de zonas rurales y la creación de las universidades interculturales a partir del año 2000, encaminadas al rescate de dichas lenguas.

 

A pesar de la Ley General de los Derechos Lingüísticos de los Pueblos Indígenas, que garantiza una educación bilingüe, estos esfuerzos no son palpables por falta de materiales didácticos. “Si uno estudia inglés, por ejemplo, hay infinidad de herramientas, como textos y conversaciones. En el caso de las lenguas indígenas no sucede lo mismo, por lo que uno debe hacer ejercicios de imaginación”.

 

Además, el especialista en cuestiones de educación multicultural indicó que la enseñanza de lenguas indígenas debe estar a cargo de expertos en la materia. Es decir, personal capacitado para impartir una clase y transmitir ese conocimiento, quien así mismo debe tener conocimiento del contexto de la lengua en cuestión.