Académico de la BUAP ve una industria automotriz sólida en México

Académico de la BUAP ve una industria automotriz sólida en México

LMC Automotive espera que los fabricantes de automóviles continúen invirtiendo en México durante los próximos cuatro años
Redacción | UN1ÓN Puebla | 25/01/2017 06:00

Huberto Juárez Núñez, investigador de la Facultad de Economía de la BUAP, refirió que a pesar de los señalamientos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, la producción de automóviles en México no disminuirá, pues depende en gran medida de los objetivos comerciales y estrategias de las corporaciones.

 

El académico apunta que la firma de pronósticos LMC Automotive espera que los fabricantes de automóviles continúen invirtiendo en México durante los próximos cuatro años, a pesar de las amenazas arancelarias y sociales del presidente Donald Trump. El país ofrece las mejores condiciones para sus modelos de negocio: subsidios, pocas exigencias, así como facilidades de negociación a favor de los intereses comerciales, afirmó.

 

En 2015, informó, China, Corea, India, México, Rusia, Turquía y República Checa –clasificados como “países emergentes” de gran importancia para el sector- produjeron 40 millones 815 mil unidades. Durante la crisis más profunda de la industria –en 2008 y 2009- fue este grupo el que registró más crecimiento, en contraste con el bloque de países industrializados productores: Estados Unidos y Japón.

 

Lo anterior debido en gran parte al desempeño del gigante asiático, que al inicio de la crisis manufacturó 8 millones 672 mil autos –cifra equiparable con la producción estadounidense de ese año y mucho menor a la nipona-, para salir de ella con 18 millones 265 mil unidades, a diferencia de las industrias comparadas, que tendieron a la baja.

 

Juárez Núñez señaló que este comportamiento se debe al interés de las corporaciones en ampliar sus alcances comerciales, mediante el traslado de la manufactura a países emergentes, con la lógica del toyotismo: “la descentralización de la producción, una tendencia que inició en los ochenta para que naciones como México se encarguen del ensamblado de automóviles, es la razón por la cual los países emergentes son el pivote de la industria”.

 

Pero no son los países –industrializados o emergentes- los que determinan el rumbo de la industria. Son los grandes consorcios los que definen su propio futuro: Volkswagen -que tuvo un crecimiento extraordinario durante y después de la crisis, pero que se revertió luego de que saliera a la luz su fraude-, Toyota, Daimler, General Motors, Fiat, EXOR, Ford, Honda, Nissan, BMW, SAIC, Hyundai y China FAW.