La gran preocupación de una maestra poblana

La gran preocupación de una maestra poblana

María del Rocío Juárez Eugenio, docente de la Preparatoria 2 de Octubre de 1968 de la BUAP dice que la juventud esta desmotivada
La gran preocupación de una maestra poblana Foto: Especial
La gran preocupación de una maestra poblana Foto: Especial
Antonio Miranda | 07/03/2017 06:00

María del Rocío Juárez Eugenio es maestra en la Preparatoria 2 de Octubre de 1968 de la BUAP, porque dar clases y en la Universidad siempre han sido su máxima. Sus artículos sobre la enseñanza de las Matemáticas han sido editados en Europa por la Universidad de Estrasburgo. Su mayor preocupación: “ver a una juventud desmotivada”.

A través de su labor académica, busca resarcir el rezago educativo de los mexicanos y contagiar su vocación por la superación.

Juárez Eugenio, docente del nivel medio superior candidata al Sistema Nacional de Investigadores (SNI), cree en la realización personal a través de la educación. Por ello, se inquieta por el bajo rendimiento de la niñez y juventud en pruebas estandarizadas de Matemáticas.

Gran parte del problema, dice, se debe a los profesores. “Si bien tienen la facultad de contagiar el gusto por esta ciencia, también el de generar disgusto y rechazo”.

Para obtener el grado de doctora viajó a Francia. Tras estudiar el caso europeo y compararlo con el mexicano, descubrió que los docentes de este país carecen del dominio de la disciplina correspondiente a la asignatura que imparten.

Sus resultados integran los antecedentes que servirán para la reforma de los planes de estudio de las escuelas normales de México. En éstos propone que se amplíen los créditos de las asignaturas que profundizan los conocimientos y las habilidades sobre las disciplinas o ciencias.

En su opinión, lo ideal sería que un docente se formara en una disciplina como las Matemáticas o cualquier otra ciencia, y posteriormente se especializara en enseñanza, una labor que Juárez Eugenio ha sostenido desde hace seis años en la prepa 2 de Octubre, que va de la mano con su labor de investigación que ejerce desde siempre.

¿Hay en la sociedad condiciones equitativas para el desarrollo de hombres y mujeres que buscan ser investigadores?

A lo que responde “las condiciones no están muy abiertas. En la sociedad, si uno quiere algo debe esforzarse para lograrlo. Las oportunidades se buscan. En la vida hay que luchar y sobresalir por mérito propio. Debemos tener aspiraciones y, sobre todo, ganas de trabajar para lograrlas”.

VER: Docentes, clave para evitar la privatización de la escuela pública