La triste historia del general Ignacio Zaragoza

La triste historia del general Ignacio Zaragoza

3 meses antes de su gran triunfo militar, había fallecido su joven esposa
Redacción | UN1ÓN Puebla | 02/05/2017 13:16

El 5 de mayo de 1862, México se vistió de gloria cuando el Ejército y guerrillas formadas por mexicanos valerosos, dispuestos a defender la patria, vencieron a uno de los mejores ejércitos de la época, el francés, que era comandado por Charles Ferdinand Latrille, Conde de Lorencez.

 

El artífice de dicha victoria que a su vez contribuyó a que la soberanía nacional fuera respetada por naciones extranjeras,  fue el joven general Ignacio Zaragoza, quien recibió la orden de dejar su cargo como ministro de Guerra, para comandar el llamado Ejército de Oriente, quien había sido movilizado a Puebla, para frenar el avance de las tropas francesas a la capital del país.

 

Zaragoza, se hizo cargo de dichas tropas, que previamente estuvieron al mando del general, José López Uraga, quien fue removido del mando por su deficiente desempeño.

 

VER: POR QUE PORFIRIO DÍAZ FUE UN HÉROE EN LA BATALLA DE PUEBLA

 

Al ser enterados que las tropas europeas se movilizaban desde Veracruz, hacia la Ciudad de México, Puebla se eligió como el punto para evitar su avance. El general Zaragoza, arribó a Puebla el 3 de mayo para establecer su cuartel a unos metros de la línea de batalla, donde estableció el plan para la defensa de la plaza, que consistió en concentrar los pertrechos en el sur y oriente de la ciudad, esperando evitar que los franceses alcanzaran el área urbana de Puebla.

 

La Batalla del Cinco de Mayo, inició aproximadamente a las 11:15 horas, cuando un cañonazo disparado desde el Fuerte de Guadalupe y repiques de las campanas de la ciudad, avisaban del avance de las tropas francesas.

 

VER: UN CRISTO DE MADERA LE SALVÓ LA VIDA A ZARAGOZA EN LA BATALLA DE PUEBLA

 

Tras varias horas de combate y con una serie de efectivas maniobras militares, Zaragoza informó a Palacio Nacional a través de un telegrama enviado a las 17:49 de ese mismo día:

 

“.. Las armas del Supremo Gobierno se han cubierto de gloria: el enemigo ha hecho esfuerzos supremos por apoderarse del Cerro de Guadalupe, que atacó por el oriente de izquierda y derecha durante tres horas: fue rechazado tres veces en completa dispersión y en estos momentos está formado en batalla, fuerte de más de 4,000 hombres, frente al cerro de Guadalupe, fuera de tiro. No lo bato, como desearía, porque el Gobierno sabe (que) no tengo para ello fuerza bastante. Calculó la pérdida del enemigo, que llegó hasta los fosos de Guadalupe en su ataque, en 600 o 700 entre muertos y heridos; 400 habremos tenido nosotros. Sírvase vd. dar cuenta de este parte al C. Presidente.”

 

Pese a su éxito y reconocimiento militar, Zaragoza, quien nació en el poblado de La Bahía del Espíritu Santo, hoy Goliad, en Texas, vivió diferentes tragedias en el ámbito personal, en sus últimos años.

 

VER: LOS 5 TELEGRAMAS ENVIADOS POR ZARAGOZA A BENITO JUÁREZ

 

Ignacio se casó en 1857, con Rafaela Padilla de la Garza, quien falleciera el 13 de enero de 1862, víctima de una pulmonía. Y 4 meses después de la gloriosa Batalla de Puebla, el 8 de septiembre también de 1862, fallece a los 33 años, por una fiebre tifoidea, consecuencia de las fatigas y de la insalubridad en los campos de batalla.

 

Fue precisamente en El Palmar, cuando se dirigía a Acatzingo, cuando un fuerte dolor de cabeza y alta temperatura le atacó. No se preocupó, pues atribuyó ese malestar a la lluvia que durante su viaje lo empapó varias veces, pero lejos de recuperarse, la salud del general Zaragoza se deterioró.Su secretario y el jefe de su Estado Mayor, sospechando que había caído víctima del tifo, determinaron trasladarlo a Puebla.

 

 

“La muerte de Ignacio Zaragoza”_ Raúl González Lezama, 2012_texto by Isra Olguín on Scribd