Diputados de Puebla quieren que Izúcar sea cuna del Ejército Mexicano

Diputados de Puebla quieren que Izúcar sea cuna del Ejército Mexicano

Se considera a Mariano Matamoros como el fundador del primer ejército mexicano, sucediendo esto cuando el referido cura estuvo en Izúcar
Mariano Matamoros
Mariano Matamoros
Redacción | UN1ÓN | 18/09/2020 05:00

En Sesión Ordinaria Virtual, la mesa directiva del pleno de la LX Legislatura del Congreso del Estado de Puebla, presentó la iniciativa de decreto por la que se solicita se declare a Izúcar de Matamoros como “cuna del Ejército Mexicano” y se inscriba en el muro de honor del recinto legislativo con letras doradas la leyenda “Izúcar de Matamoros, Cuna del Ejército Mexicano”.

Esta propuesta fue presentada por los diputados de los grupos legislativos del Partido del Trabajo, Encuentro Social, MORENA y Verde Ecologista de México del Congreso del Estado.

De acuerdo con el dictamen y con base en el libro titulado “Mariano Antonio Matamoros Guridi, héroe nacional”, del fallecido cronista izucarense Manuel Sánchez Cruz, en sus líneas se considera a Matamoros como el fundador del primer ejército mexicano, sucediendo esto cuando el referido cura estuvo en Izúcar.

Asimismo, relata algunos de los hechos sucedidos en Izúcar de Matamoros, por lo cual se le puede considerar como cuna del Ejército Mexicano.

El dictamen propone que la denominación de “Cuna del Ejército Mexicano” deberá ser usada en toda la documentación oficial, imágenes o leyendas emblemáticas de carácter público, del municipio de Izúcar de Matamoros y que para dar testimonio de lo anterior se establece que el 16 de diciembre de cada año, dicha ciudad sea sede de los festejos como “Cuna del Ejército Mexicano”.

Cabe señalar que el dictamen fue turnado a la Comisión de Cultura para su estudio y resolución procedente.

Titular de la SEP buscaba este reconocimiento

En febrero de 2019, el entonces presidente municipal de Izúcar de Matamoros y hoy titular de la SEP Puebla, Melitón Lozano Pérez, inició la promoción de la ciudad como cuna del Ejército Mexicano.

Historia del primer Ejército 

En el año de 1812, unas semanas después de que don Mariano Matamoros, cura de Jantetelco, hoy estado de Morelos, se presentara ante el caudillo insurgente don José María Morelos,  en diciembre de 1811 en el Templo-convento de Santo Domingo, donde Morelos había establecido su cuartel general, don Mariano había recibido la orden de conformar un batallón de jóvenes, que debían estar uniformados, equipados y con disciplina militar, es decir, que se iniciara la conformación de un ejército para tener un mayor éxito en la lucha por la Independencia y libertad de nuestra patria.

Se abrió la oficina de reclutamiento en lo que es el Portal Hidalgo, hoy palacio municipal, destruido por el terremoto de septiembre del 2017 y llegaron de todos los rumbos del país, poco más de 2 mil jóvenes mestizos, un buen número de ellos estudiaban en diversos seminarios católicos y habían colgado los hábitos.

Mariano Matamoros inició su ardua labor y así surgió un regimiento bien uniformado, bien entrenado y bien disciplinado, al grado de que muchos grupos de la sociedad civil de aquélla época, llegaron a felicitar a los jefes de la insurgencia, por el buen comportamiento de los nuevos soldados.

El regimiento de Matamoros, como muchos  lo llamaron ya estaba listo y con ganas de participar en una batalla contra el enemigo, el ejército realista, cuando se supo de la llegada de un batallón del ejército español en Veracruz.

             Los nuevos soldados mexicanos fueron enviados para cerrarles el paso a la altura de los llanos de Tecamachalco.

              Fue una batalla gloriosa, en la que muchos, de uno y otro bando perdieron la vida.

             Al final, el balance fue favorable para los nóveles soldados mexicanos. En total fueron más de cuatrocientos muertos, el número mayor de fallecidos estuvo en el bando realista, el menor del lado mexicano.

              Los jóvenes soldados de México, obtuvieron armas y bastimentos e hicieron a muchos oficiales y tropa, prisioneros.

              El propio Mariano Matamoros ordenó el sepelio de todos los muertos, sin distinción, en el templo colonial de Quecholac, donde se abrieron grandes zanjas como sepulturas.

             Esas zanjas debilitaron la estructura y pasado algunos años se vinieron abajo los techos y la cúpula. A un lado de ese templo, que era la sede parroquial, se construyó otro que hoy sirve para esos fines. El templo colonial sigue ahí, derruido, guardando en sus entrañas las más de cuatrocientas osamentas de los primeros soldados mexicanos y de los bien entrenados soldados realistas llegados de España, para convencerse de que la Independencia de México, iba en serio.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

SEP apoya para que Izúcar sea declarado ‘Cuna del Ejército Mexicano’

SEP Pueblas busca que Izúcar se reconozca como cuna del Ejército