Hábitos para una Vida Saludable. Aprende en Casa II Primaria

Hábitos para una Vida Saludable. Aprende en Casa II Primaria

Esta nueva asignatura responde a que en México se ha experimentado una transición demográfica, epidemiológica y nutricional
Hábitos de Vida Saludable
Hábitos de Vida Saludable
Redacción | UN1ÓN | 21/09/2020 05:00

En el ciclo escolar 2020-2021, la Secretaría de Educación Pública (SEP) agregó la materia de Vida Saludable, como parte de la construcción de una Nueva Escuela Mexicana (NEM).

Objetivo de la materia Vida Saludable

  • El objetivo de esta nueva asignatura es generar un cambio en el estilo de vida de los mexicanos, así como un cambio cultural que modifique los patrones de consumo. Esto ante la alta prevalencia de enfermedades crónico degenerativas como la diabetes e hipertensión, derivadas de la mala alimentación y de la falta de actividad física.

  • Esta nueva asignatura responde a que en México se ha experimentado una transición demográfica, epidemiológica y nutricional sumamente importante en los últimos 40 años.

  • En la actualidad, las principales causas de mortalidad en México son las enfermedades crónicas asociadas con la obesidad, diabetes, cáncer, cardiovasculares, entre otras, derivadas de la mala alimentación y los diferentes estilos de vida. Lo cual, se ha reflejado con cierto dramatismo al mostrar a las poblaciones con estas enfermedades, como altamente vulnerables frente a la reciente pandemia mundial de Covid-19.

  • Esta situación pone de manifiesto la necesidad urgente de una respuesta articulada para afrontar esta problemática desde la primera infancia.

  • La Secretaría de Educación Pública (SEP) en coordinación con la Secretaría de Salud plantearon el desarrollo de una asignatura que ayude a desarrollar hábitos orientados al cuidado de la salud desde temprana edad y con esto impulsar el cuidado de la salud desde la prevención.

  • Para ello se consideran, de manera integral, las dimensiones social, física, emocional y mental de las personas, al reconocer su influencia en el bienestar de las mismas.

LEE TAMBIÉN: Niños diabéticos: Los estados con más Diabetes Tipo 2 en menores

Vida Saludable forma parte de una estrategia que se basa en tres pilares: 

  1. mejorar la alimentación de la niñez y juventud;

  2. inculcar hábitos de higiene y limpieza,

  3. estimular la activación física y el deporte como parte fundamental de la vida escolar.

Vida Saludable se integra a los planes y programas de estudio como un eje articulador en la currícula nacional y no sólo como una asignatura adicional.

Para Primaria se consideran cuatro ejes y 11 asignaturas; en el eje Humanidades y Vida Saludable están integradas las materias de Historia, Geografía, Artes, Vida Saludable, Educación Física, Educación Socioemocional, y Formación Cívica y Ética.

La nueva materia Vida Saludable aborda temas de nutrición; higiene y limpieza; activación física y deporte escolar; prevención de adicciones; y salud mental, e igualmente, responde a la necesidad de un nuevo enfoque integral que involucre determinantes sociales y comerciales de la salud.

¿Qué entendemos por vida saludable?

Entendemos por estilo de vida saludable aquellos hábitos de nuestra vida diaria que nos ayudan a mantenernos más sanos y con menos limitaciones funcionales. Para llevar una vida más sana nos debemos centrar, principalmente, en dos aspectos: nuestra dieta y el ejercicio físico.

 

Hábitos para una vida saludable

La escuela provee múltiples ocasiones para practicar hábitos saludables por medio de actividades que se realizan tanto en el aula como fuera de ella (en la cooperativa, los desayunos, el comedor…), y mediante los Planes y Programas de Estudio. Se trata de que las acciones se integren en una meta de educación saludable y que los actores estén activamente conscientes e involucrados. Es entonces cuando el entorno y la comunidad escolar se convierten en fuentes de aprendizaje

Es importante considerar que los hábitos alimentarios están influidos por varios factores; entre otros: el lugar en donde se vive (vegetación, clima…), la disponibilidad de alimentos, el poder adquisitivo, la cultura, las creencias, las tradiciones, la forma de preparar y consumir los alimentos, y las costumbres a la hora de las comidas. 

 

Llevar una vida saludable implica vivir en armonía, es decir, mantener la mejor calidad de vida que podamos conseguir. Para ello es importante prestar atención a varios aspectos:

  • Comer bien, de manera equilibrada

  • Hacer ejercicio de manera habitual

  • Mantener un peso saludable (consultando el IMC y al médico)

  • Evitar el consumo excesivo de sustancias como el alcohol

  • Evitar fumar

  • Acudir de manera regular al médico

  • Cuidar los dientes

  • Mantener una saludable presión arterial

  • Cuidar nuestra salud emocional

  • Seguir las normas de seguridad

  • Dormir bien (los adultos deben dormir alrededor de 8 horas por día y los niños entre 10 y 12 horas dependiendo su edad)

10 consejos para una vida saludable

Para conseguir un estilo de vida saludable, es necesario tener en cuenta la salud de modo integral, ya que así se gozará de una existencia más plena. A continuación se presentan algunas pautas de conducta y consejos de salud que ayudarán a proporcionar una mejor calidad a nuestro existir.

– Incorporar a diario alimentos de todos los grupos y realizar al menos 30 minutos de actividad física

– Realizar e comidas al día (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena) incluir verduras, frutas, legumbres, cereales, leche, yogur o queso, huevos, carnes y aceites

– Realizar actividad física moderada continua o fraccionada todos los días para mantener una vida activa

– Comer tranquilo, en lo posible acompañado y moderar el tamaño de las porciones

– Elegir alimentos preparados en casa en lugar de procesados

– A lo largo del día beber al menos 2 litros de líquidos, sin azúcar, preferentemente agua. No esperar a tener sed para hidratarse.

– Consumir a diario 5 porciones de frutas y verduras en variedad de tipos y colores.

– Ingerir al menos medio plato de verduras en el almuerzo, medio plato en la cena y 2 o 3 frutas por día. Su consumo disminuye el riesgo de padecer obesidad, diabetes, cáncer de colon y enfermedades cardiovasculares.

– Reducir el uso de sal y el consumo de alimentos con alto contenido de sodio. Para reemplazarla utilizar condimentos de todo tipo (pimienta, perejil, ají, pimentón, orégano). Disminuir el consumo de sal previene la hipertensión, enfermedades vasculares y renales, entre otras.

– Limitar el consumo de bebidas azucaradas y de alimentos con elevado contenido de grasas, azúcar y sal.

También te puede interesar:

Grupos alimenticios del plato del buen comer. Aprende en casa II

¿Cómo saber si tengo sobrepeso u obesidad?

Prediabetes, todo lo que necesitas saber | Vida Saludable