Economía del México Prehispánico. Aprende en Casa II Secundaria

Economía del México Prehispánico. Aprende en Casa II Secundaria

Los agricultores de la Mesoamérica hicieron uso de herramientas con notable destreza
Economía del México Prehispánico
Economía del México Prehispánico
Redacción | UN1ÓN | 23/09/2020 13:37

En la clase de Historia de tercero de secundaria, se tratará el tema: “La economía en el México antiguo” y aprenderás las características políticas, sociales, económicas y culturales del mundo prehispánico.

LEE TAMBIÉN: Dónde se ubica mesoamérica, aridoamérica y oasisamérica. Primaria

Primeros asentamientos en el México antiguo

Recuerda que el México Antiguo es un periodo de la historia de nuestro país que inicia con los primeros asentamientos en las tres súper áreas culturales:

Aridoamérica, Mesoamérica y Oasisamérica que abarcaba el territorio de lo que son hoy algunos estados del noroeste del país y el suroeste de Estados Unidos.

Pero en Mesoamérica las condiciones del suelo, el clima y la vegetación propiciaron el establecimiento de grupos humanos que con el transcurso del tiempo desarrollaron diversas actividades económicas.

Aprender acerca de la economía del México Antiguo será toda una aventura.

Debes saber, que algunas de esas actividades siguen vigentes, y que otras, con el paso del tiempo, se han transformado. También debes saber cómo han permanecido hasta el México de nuestros días algunas prácticas de agricultura y actividades culturales o de comercio. 

¿El día de muertos? El día de muertos es una celebración que conserva rasgos culturales mesoamericanos y también europeos, pero hoy descubrirás que hay muchas actividades cotidianas que se conectan con nuestro pasado del México Antiguo.

Con este tema conocerás cuáles fueron las principales actividades económicas que se desarrollaron en Mesoamérica para satisfacer sus necesidades.

En México muchos de los alimentos están hechos de maíz, ¿Puedes recordar cuales de los alimentos que consumimos diariamente están hechos con maíz? y ¿Qué actividad económica se relaciona con ellos?

Las tortillas, los sopes, los tamales, las tlayudas, los esquites, los tlacoyos y muchos más. Prácticamente en cada rincón de México podemos encontrar alimentos derivados del maíz, en cualquier tianguis o mercado.

Una cultura milenaria

En Mesoamérica tuvo lugar el surgimiento de una cultura milenaria que se desarrolló de manera independiente; además de las aportaciones al campo de la astronomía y la arquitectura, sus habitantes crearon un sistema de cultivo basado en una agricultura sin animales.

De acuerdo con María Teresa Rojas Rabiela, investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), mientras que en las civilizaciones del mundo antiguo como China, Mesopotamia o Egipto, la ganadería fue el eje central de su agricultura, en Mesoamérica se desarrolló un sistema de producción agrícola manual que le permitió crear propias formas de  cultivar la tierra.

 El sistema de trabajo manual dio lugar a un conjunto de técnicas y estrategias de manejo que junto con el mejoramiento de la fitogenética de las especies y la intensificación del uso del suelo por medio de la irrigación y el aterrazamiento, dieron lugar al crecimiento de la capacidad productiva de los pueblos de Mesoamérica.

 Lo distintivo de Mesoamérica es que no hubo domesticación de animales con los cuales los agricultores realizaran las labores del campo y de transporte, que imprimió al desarrollo social y político un sello propio, y la orientó a realizar actividades como la transformación de los paisajes y la organización social y política.

 Para la investigadora, conocer las claves ambientales, sociales y las técnicas de esta actividad resulta de mucho interés para el país, porque permite entender el funcionamiento y desarrollo de las civilizaciones prehispánicas a partir de sus modestos orígenes.

 La ubicación geográfica y la diversidad ambiental de Mesoamérica permitieron la existencia de hasta 45 tipos de vegetación que dio como resultado un 20 a 30 por ciento de endemismo de un total de 30 mil especies. El contacto milenario de las poblaciones de cazadores recolectores con la vegetación propició la domesticación de alrededor de 100 especies de plantas, el mayor conjunto de estas después de China. El proceso de domesticación de plantas fue resultado importante en el proceso civilizatorio de Mesoamérica, cuyo sistema gravitó alrededor del maíz, pero que tuvo otras especies muy de cerca como los chilacayotes, calabaza, quelites, chiles, algodón, magueyes, tubérculos, frutales y plantas de ornato.

Los agricultores de la Mesoamérica hicieron uso de herramientas con notable destreza: bastones de madera endurecida al fuego, que se empleaba como medio forestal, podas y deshierbes; hachuelas para labrar la madera y cortar árboles compensaban una parte de la elevada acción laboral del cultivo sin animales.

 A diferencia de civilizaciones como Mesopotamia, donde se inventó y utilizó la rueda para facilitar el transporte de grandes cargas, los pueblos de Mesoamérica hicieron uso de máquinas simples: palancas, cuñas, rampas o planos inclinados, la rueda se utilizó en juguetes, malacates y algunas estructuras de juegos, rituales, pero no en maquinaria rotativa.

Lo mismo pasó con la fuerza del agua; tampoco se empleó para mover máquinas, lo cual representa un enigma porque muchos de estos desarrollos estuvieron ligados con la ganadería. Una de las consecuencias directas de la carencia del ganado en el sistema de agricultura de la región fue el trabajo humano en todas las tareas agrícolas, en la construcción y mantenimiento de las obras de irrigación.

 Contrario a lo que se pensó por mucho tiempo, hoy sabemos que la agricultura de Mesoamérica fue variada y muy alejada de aquella vieja visión de una única y universal agricultura de roza o milpa, técnicamente uniforme, sencilla y con predominio del cultivo del maíz, concluye la especialista.

Actividades productivas del México antiguo

En la historia hay acontecimientos, actividades, situaciones, productos, objetos, entre otras manifestaciones humanas que a pesar del tiempo permanecen, es el caso del comercio y el intercambio de productos en el mercado o tianguis. Pero también hay cambios en el comercio como nuevos productos, algunas formas de intercambio o ciertos instrumentos de medida o peso.

El año 2500 a.n.e. se ha determinado como el inicio de Mesoamérica, para entonces, la mayoría de los grupos vivían en pequeñas aldeas y ya se practicaban la agricultura y la cerámica.

Recuerda que han pasado cientos de años de que la domesticación de las primeras plantas, como el maíz, la calabaza, el frijol, el zapote y el chile, permitió a los antiguos mexicanos establecerse en un mismo sitio, o sea, practicar una vida sedentaria.

Así, la caza de animales de talla pequeña y mediana complementaban su dieta.

También, se inició la domesticación de aves como el guajolote y el perro (xoloitzcuintli).

La importancia del maíz y la agricultura

A partir de la sedentarización el alimento más significativo para Mesoamérica fue, sin duda, el maíz; y se convirtió en la base de la dieta de todos sus habitantes, debido a su gran aprovechamiento y a la diversidad de formas de prepararlo y combinarlo con las otras semillas que prosperaban en todo el territorio cultivable.

Con el tiempo, los agricultores mesoamericanos incorporaron nuevas técnicas a la agricultura, como la construcción de canales de riego y terrazas que hicieron más productivas las tierras.

Lo anterior, llevó al crecimiento en la producción de maíz, calabaza, el frijol y el chile, mejoró la dieta de los habitantes, y contribuyó al incremento de la población.

Más tarde, los agricultores dominaron el proceso de cosecha, almacenamiento, y procesamiento; y posteriormente, la comercialización de granos y semillas.

Por otra parte, las distintas actividades como la alfarería, la plumería, orfebrería, y otros oficios demandaron la división y especialización del trabajo.

El excedente de productos en la comunidad, tanto agrícolas como artesanales, fue administrado por los jefes o dirigentes quienes también se encargaban de su intercambio.

Con el paso del tiempo, aquellas pequeñas poblaciones aldeanas, de decenas de personas, se tornaron en Villas, que albergaron a cientos de vecinos. Posteriormente, y como resultado de la actividad comercial se fueron conformando las ciudades que concentraron a miles de personas.

Como se ha dicho anteriormente, el gran número de la población que vivía en los centros urbanos se organizó en una compleja estructura social, claramente jerarquizada.

Las ciudades prehispánicas y su organización

De acuerdo con Alfredo López Austin y Leonardo López Lujan, en su libro El pasado indígena, “las ciudades fueron los centros de producción de bienes de prestigio que eran ostentados por los nobles locales e intercambiados en todas las súper áreas, en sus talleres se elaboraban tallas de piedras semipreciosas, tocados de plumas, prendas finas de algodón, adornos de concha, además de cerámica de lujo de las más variadas formas, funciones y decoraciones. También se manufacturaban enormes cantidades de bienes utilitarios, principalmente de cerámica y de piedras como la obsidiana y el pedernal”.

El proceso de crecimiento urbano, también fue causa de las redes de intercambio comercial a distancia, las cuales garantizaron el abasto de alimentos, objetos y materiales de lugares lejanos.

Para el progreso de las ciudades era indispensable la posesión de los recursos naturales, en el caso de Teotihuacán controlaba minas de obsidiana que manufacturaba en objetos apreciados por los mayas, Además, su ubicación geográfica era estratégica porque era el paso de la ruta comercial más directa hacia el área del Golfo.

A la caída de las grandes ciudades del Clásico, como Teotihuacán, se generó una fuerte competencia entre culturas regionales por el control de las rutas de comercio, quienes también pretendían el control político de los otros pueblos para someterlos y exigirles el pago de tributo. Lo cual es una característica del período Posclásico.

Como dice López Austin “El propósito central del expansionismo hegemónico de la triple Alianza, no era el dominio territorial, sino el beneficio tributario. Se perseguía también el acceso privilegiado a ciertos recursos naturales, la reorganización del comercio y el control de mercados importantes. En ocasiones los pueblos tributarios no solo entregaban los bienes producidos en sus propias regiones, sino que debían pagar su deuda con productos que adquirían a través del comercio con sus vecinos”.

Un ejemplo de la recaudación tributaria es el códice titulado: “Matrícula de tributos”, éste fue elaborada por tlacuilos mexicas para registrar los tributos que los pueblos sometidos a través de la guerra se hallaban obligados a pagar en especie a la Triple Alianza.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Dónde se ubica mesoamérica, aridoamérica y oasisamérica. Primaria

Los primeros grupos nómadas en México. Aprende en Casa II

Invención de la escritura y las primeras ciudades. Aprende en Casa II