¿Civilizar o someter? Aprende en Casa III Secundaria

¿Civilizar o someter? Aprende en Casa III Secundaria

Aunque civilizar fue la justificación, los países europeos, y posteriormente Estados Unidos de América, se establecieron en África, Asia y América por su riqueza
¿Civilizar o someter?
¿Civilizar o someter?
Redacción | UN1ÓN | 09/02/2021 12:18

En la asignatura de Historia de primero de secundaria, se verá el tema: “¿Civilizar o someter?”, con el que podrás identificar el impacto del colonialismo en Asia y África.

¿Qué hacemos? 

La literatura muchas veces te acerca a la historia. El contexto histórico del autor o de la obra misma te permite conocer los aspectos políticos, económicos, sociales y culturales de un periodo. Por ejemplo, sobre el imperialismo, se te recomendó leer, El corazón de las tinieblas, del escritor Joseph Conrad, libro que retrata una exploración en el Congo y expone lo que el autor vivió en su viaje a África. 

La poesía es también otro punto de partida, por ello a continuación, leerás “La carga del Hombre Blanco”, de Rudyard Kipling, publicado en 1889. Pon atención: 

“Llevad la carga del Hombre Blanco.

Enviad adelante a los mejores de entre vosotros;

Vamos, atad a vuestros hijos al exilio

Para servir a las necesidades de vuestros cautivos;

Para servir, con equipo de combate,

A naciones tumultuosas y salvajes;

Vuestros recién conquistados y descontentos pueblos,

Mitad demonios y mitad niños. 

Llevad la carga del Hombre Blanco,

Las salvajes guerras por la paz,

Llenad la boca del Hambre,

Y ordenad el cese de la enfermedad;

Y cuando vuestro objetivo esté más cerca

En pro de los demás, 

Contemplad a la pereza e ignorancia salvaje

Llevar toda vuestra esperanza hacia la nada. 

Llevad la carga del Hombre Blanco,

Y cosechad su vieja recompensa

La reprobación de vuestros superiores

El odio de aquellos que protegéis,

El llanto de las huestes que conducís

(¡Tan laboriosamente!) hacia la luz:

“Oh, amada noche egipcia,

¿Por qué nos librasteis de la esclavitud? 

Llevad la carga del Hombre Blanco,

Olvidad esos tiempos de la infancia,

Los laureles ligeramente concedidos,

La fama fácil y sin fundamento;

Venid, ahora, a buscar vuestra hombría,

A través de todos los años ingratos,

Frutos, aguzados con la costosa sabiduría,

El juicio de vuestros compañeros. 

Hasta aquí el poema. 

El texto que has leído, trata sobre la supuesta obligación que los estadounidenses y europeos tenían con otros pueblos. 

¿Te percataste cómo representaban a la población del continente africano? 

La respuesta es como “naciones tumultuosas y salvajes. Mitad demonios y mitad niños”. 

¿Notaste cómo emplean términos como “cautivos”, “conquistados” y “superiores”? 

Esta visión, supuestamente altruista, justificó política y socialmente el colonialismo. En general, se manifestó un interés por llevar los avances de la civilización occidental a otras regiones, pues los europeos pensaban que debían compartir los avances de la tecnología, la ciencia y la medicina. 

Pero ¿fue así? ¿Y a qué costo? 

En esta sesión lo estudiarás a detalle. 

Como recordarás, a partir de la década de 1870 y hasta las primeras décadas del siglo XX, naciones industrializadas, inicialmente europeas, emprendieron una política expansionista y ocuparon amplias regiones de todos los continentes para controlar sus recursos y economía, basándose para ello en la imposición de su gobierno, religión, idioma, compañías comerciales, bases militares, entre otros. 

Por colonialismo se entiende cuando una comunidad, en este caso, las metrópolis como Reino Unido, propiciaron que parte de su población emigrara y se estableciera en otros territorios, manteniendo las reglas e instituciones del lugar de donde provienen. 

La ocupación empezó con comerciantes, exploradores y misioneros; siguió con soldados y funcionarios para vencer la resistencia de los pueblos sometidos, y se agregaron técnicos para la capacitación de la mano de obra sometida. Así, los pueblos conquistados entraban a formar parte de una metrópoli que los controlaba. 

En lo social y cultural, este dominio se legitimó a través del darwinismo social, es decir, la aplicación de las ideas de Charles Darwin, quien afirmó que el ser humano evolucionó a partir de especies más primitivas. Llevando esa lógica al extremo, hubo quien pensó que existían naciones superiores e inferiores, siendo un deber de las primeras llevar la civilización y el progreso a las inferiores. 

El darwinismo social, encabezado por Herbert Spencer, defendía que en tanto que las especies más fuertes eran las que se sobreponían a las otras, así el hombre blanco y europeo, supuestamente superior, debía gobernar y dirigir a los pueblos más atrasados hacia el progreso, o bien a su extinción. Así, la expansión territorial se interpretó como un signo de superioridad y la posesión de territorios como un elemento que permitiría a las potencias triunfar. 

Aunque civilizar fue la justificación, se sabe que los países europeos, y posteriormente Estados Unidos de América, se establecieron en África, Asia y América debido a su riqueza natural: tenían oro, plata, hierro y otros metales, y materias primas para la industria, como algodón, caucho, marfil, madera, diamantes y colorantes, además de productos alimenticios como el té y las especias. 

Los consumidores locales no podían absorber toda esa producción, por lo cual también tenían que colocarse en los mercados coloniales. 

Ve y escucha el siguiente video para hacer una recapitulación. 

  1. El colonialismo en África.

 

Revisa del tiempo 00:23 al 01:23. 

Ahora hay que centrarse en África. 

Si bien los europeos ya habían explorado las costas de este continente desde siglos antes, recordarás, por ejemplo, que, al territorio de la Nueva España, en el actual México, llegaron provenientes de África esclavos durante el siglo XVI. 

Es decir, el tráfico y la compra de esclavos africanos era una práctica que antecedió al colonialismo. También en algunos sitios se habían establecido relaciones comerciales, e incluso habían incursionado misioneros, quienes buscaron evangelizar a los africanos; católicos o protestantes encabezaron la batalla contra la esclavitud. Hasta el siglo XVII ni funcionarios, soldados o comerciantes se habían propuesto explorar el continente. 

Los viajes al interior se multiplicaron en el siglo XIX. Uno de ellos fue el de David Livingstone, misionero y médico escocés, quien, a principios de la década de 1850, se convirtió en el primer europeo en cruzar África. Lo siguió Henry M. Stanley, quien llegó al continente, justamente en busca de Livingstone, pues por muchos años no se tuvieron noticias suyas. Después de los viajes de exploración, vino la colonización. 

Bastarían sólo unas décadas. Para principios del siglo XX, en África sólo subsistían dos Estados independientes: Liberia y Abisinia. 

En 1914, toda África está sometida al control europeo: 

  • Francia controló: Marruecos, Argelia, Túnez, Mauritania, Senegal, Gambia, Guinea, Sudán, África Ecuatorial y Madagascar.

  • Reino Unido: Egipto, Sudán Anglo-Egipcio, Uganda, Somalia, África Oriental, Nigeria, Costa de Oro, Rodesia, Sudáfrica y Sierra Leona.

  • Bélgica se posesionó del Congo.

  • Alemania, de Camerún, África Sudoeste, África Sudeste y Togo.

  • Italia, de Libia, Eritrea y Somalia Italiana.

  • España: Marruecos Español y Río de Oro. 

¿Pudiste identificar qué naciones tenían más posesiones?, ¿cuáles tenían menos? 

Este aspecto será determinante, como estudiarás en las siguientes sesiones, como una de las causas que propiciarán la Primera Guerra Mundial. 

La disputa por África llevó a realizar la Conferencia de Berlín en 1884. Participaron los países colonialistas, Estados Unidos de América y el Imperio otomano, pero ninguno de los líderes africanos. Este es un fragmento del discurso de Felipe II, rey de Bélgica, sobre su intención de colonizar el Congo: 

“Cara a cara con el barbarismo primitivo, luchando contra costumbres, de miles de años de antigüedad, su deber es modificar gradualmente esas costumbres. Han de poner a la población bajo nuestras leyes, la más urgente de las cuales es, sin duda, la del trabajo […] 

En los países no civilizados, es necesario, creo yo, una firme autoridad para acostumbrar a los nativos a las prácticas de las que son totalmente contrarias a sus hábitos. Para ello es necesario ser al mismo tiempo, firme y paternal.” 

Como te pudiste dar cuenta, la justificación se mantenía en acabar con el barbarismo, pero, como estudiaste, Bélgica extrajo del Congo caucho, marfil y maderas finas. 

Antes de avanzar hacia el continente asiático, ve y escucha el siguiente video. 

  1. El colonialismo en África.

 

Revisa del tiempo 01:24 al 04:33. 

El colonialismo también se extendió a otros continentes entre las últimas décadas del siglo XIX y principios del siglo XX. Entre éstos, el sur y este de Asia, Oceanía y América. 

Desde 1858, Reino Unido, la principal potencia económica e imperialista, tomó control directo de la India; esta colonia lo abastecía de textiles y otras materias primas. Después de 1842, logró que China le cediera Hong Kong. En un panfleto antimperialista de 1856 se puede leer la siguiente protesta por el pueblo chino: 

“Nosotros hemos comprobado, bárbaros ingleses, que habéis desarrollado una naturaleza y una costumbre de lobo, saqueando y robando bienes por la fuerza [...]. Habéis venido a nuestro país con espíritu de lucro. ¿Qué conocimientos tenéis de nosotros? Vuestra ansia de ganancias se parece a la voracidad de los animales. En cambio, ignoráis nuestras leyes y nuestras instituciones; nada sabéis de principios justos [...]. Más allá de la fortaleza de vuestros barcos, de la violencia del disparo de vuestros fusiles y de la potencia de vuestros cañones, ¿qué otras cualidades tenéis?” 

Todo esto derivado de la guerra del Opio, que tuvo lugar entre 1839 y 1842 entre China y Reino Unido, que quería introducir y comerciar este producto proveniente de la India. China enfrentaría otro conflicto. En 1894 estalló la guerra contra Japón por el control de Taiwán y algunas islas del mar de Corea. Sorpresivamente, ganó Japón, nación que se estaba convirtiendo en una potencia industrial y militar. 

Japón, a su vez, enfrentaría otra guerra entre 1904 y 1905 contra Rusia por el control de Corea y Manchuria. Volvió a triunfar. 

Para 1914, en Asia, Reino Unido controlaba India, Burma, Malasia, Singapur, una parte de Nueva Guinea, y en Oceanía, desde 1841, se habían extendido a Australia y convirtió en su colonia también a Nueva Zelanda. 

Para 1867, en América, Canadá se incorporó a sus dominios. Tatanga Mani, uno de los líderes de las poblaciones indígenas, expresó: 

“Ustedes los blancos presumían que éramos salvajes […] Cuando cantábamos nuestras alabanzas al Sol, a la Luna o al Viento, ustedes nos trataban de idólatras. Sin comprender, ustedes nos han condenado como almas perdidas, simplemente porque nuestra religión era diferente de la vuestra. ¿Era eso tan malo?” 

A su vez, Francia agrupó sus colonias con el nombre de Unión Indochina, y la formaban Laos, Vietnam, Tailandia, Camboya y Malasia (colonizadas entre 1859 y 1883). En Oceanía se establecieron en Nueva Caledonia. 

Holanda se estableció en Sumatra, Borneo, las islas Célebes y parte de Nueva Guinea. Alemania, también una parte de Nueva Guinea y Estados Unidos de América, a Filipinas. 

En este continente, Estados Unidos de América tomó el control de Cuba al derrotar a España en 1898. Hizo lo mismo en Puerto Rico y Panamá, adueñándose del control del canal Interoceánico, mismo que fue abierto en 1914 y prevalece en la actualidad. También intervino en Nicaragua, Haití y la República Dominicana. 

Como te habrás dado cuenta, al comenzar el siglo, la rivalidad entre las potencias había aumentado por afianzar el control de sus colonias que se habían repartido África, el sur y el sudeste de Asia y Oceanía.

Por ejemplo, Alemania y Francia casi entraron en guerra por Marruecos en 1905 y 1911. Desde finales del siglo, las potencias habían incrementado significativamente sus ejércitos y estaba en curso el militarismo, creando numerosos ejércitos de tierra y mar. Reino Unido ya no era la única potencia marítima que había dominado los mares. Las islas se volvieron estratégicas para establecer bases navales, por lo que hubo una competencia feroz por controlarlas. Estados Unidos de América tenía un gran control sobre ellas, lo que también propició que comenzara a convertirse en una potencia marítima. 

Ahora ve y escucha el siguiente video sobre el colonialismo en Asia. 

  1. El colonialismo en Asia.

 

Revisa del tiempo 00:23 al 04:46. 

Después de revisar el video, ¿cuáles fueron los efectos del colonialismo en estos continentes? 

La respuesta es que la gran parte de la población nativa sufrió tratos denigrantes por parte de los colonizadores, éstos hicieron difíciles sus vidas y los estigmatizaron como clases inferiores, poblaciones opuestas al desarrollo. 

Las metrópolis explotaron a los nativos, les arrebataban sus tierras y recursos y les exigían el pago de tributos. Los europeos ocupaban la cúspide de la pirámide social, por lo cual la desigualdad era enorme. Se expidieron leyes que establecían diferencias arbitrarias y eran sumamente desventajosas para los nativos. 

Además del costo de vidas, por ejemplo, en el Congo Belga, propiedad personal del rey Leopoldo II, alrededor de 10 millones de nativos murieron para que el monarca enriqueciera comerciando caucho. 

En varios países de África, la división de las colonias colocó juntas a tribus rivales, como consecuencia, hoy día muchos países africanos son inestables y violentos, como refleja el conflicto de la región de Darfur en Sudán de 2003, es decir, un siglo después. 

Los colonizadores dividieron poblaciones afines a través de una frontera, con la finalidad de evitar que se organizaran movimientos nacionalistas. 

También las potencias imperialistas buscaron imponer algunas de sus instituciones para controlar pueblos con modos distintos de organizarse. En su modo de vida, Francia forzó a los nómadas de Vietnam a volverse sedentarios para facilitar el cobro de impuestos. 

Por último, hubo un dominio cultural y una pérdida de la identidad en los pobladores de las colonias. Por ejemplo, el gobierno canadiense sustrajo a miles de niños indígenas en zonas “poco europeizadas” para llevarlos a internados donde eran forzados a dejar atrás su nombre indígena, religión e idioma. En lo político, países como Corea o Hawái perdieron sus dinastías, independencia y modos de gobierno a manos de Japón y Estados Unidos de América, respectivamente. 

Como revisaste, las colonias eran una fuente de materias primas, un mercado para los productos industriales de las potencias y una reserva de población para incrementar sus ejércitos en una época en que se recrudecieron las guerras locales. 

La expansión y dominio de ciertos territorios creó agudas rivalidades entre las potencias imperialistas y odios crecientes en los pueblos colonizados contra sus colonizadores. Por ejemplo, los países colonialistas se dividieron arbitraria y descaradamente el control de África, sin respetar etnias ni límites naturales, causando conflictos endémicos que todavía subsisten.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Consolidación de los Estados nacionales en Europa. Secundaria

Nacionalismo y Romanticismo. Aprende en Casa III Secundaria

El reparto del mundo II. Aprende en casa III Secundaria