Camino a la Gran Guerra. Aprende en Casa III Secundaria

Camino a la Gran Guerra. Aprende en Casa III Secundaria

La Gran Guerra, que se libró entre 1914 y 1918, se pensó sería la “guerra que acabaría con todas las guerras”
Camino a la Gran Guerra
Camino a la Gran Guerra
Redacción | UN1ÓN | 11/02/2021 10:16

En la clase de Historia de primero de secundaria, se tratará el tema: “Camino a la Gran Guerra”, con el que identificarás las circunstancias que desencadenaron la Primera Guerra Mundial.

¿Qué hacemos? 

Para iniciar, realiza la lectura de un poema del joven inglés Wilfred Owen, quien se alistó en 1915 y vivió la guerra de trincheras durante la Primera Guerra Mundial. Herido y afectado por neurosis de guerra, lo internaron en un hospital, y en 1918 se reincorporó al frente sólo para morir; faltaba muy poco para que finalizara el conflicto. 

Entre su obra, su poema más famoso se titula: “Dulce et Decorum Est” (“Dulce y decoroso es morir por la patria”), éste fue dedicado a Jessie Pope, una periodista inglesa que, durante la Gran Guerra, a través de sus escritos, alentaba a los jóvenes a alistarse, impulsando sus ánimos con consignas a la patria. Él le respondió: 

Encorvados, como viejos mendigos bajo costales,

Patizambos, tosiendo como arpías, maldiciendo cruzamos lodo,

Hasta que a las bengalas perseguidoras les dimos las espaldas,

Y hacia nuestro lejano descanso nos fuimos arrastrando.

Hombres marchaban dormidos. Muchos habían perdido sus botas,

Pero cojeaban, calzados con sangre. Todos iban rengos, todos ciegos;

Borrachos de fatiga; sordos incluso a los silbidos

De obuses de gas cayendo suavemente atrás. 

¡Gas! ¡Gas! ¡Rápido! —Un éxtasis de torpeza

Poniéndose las toscas máscaras justo a tiempo;

Pero alguien seguía gritando a voz en cuello y tropezando,

Y debatiéndose como un hombre entre fuego o lejía. —

Borroso a través de los vidrios nublados y gruesa luz verde,

Como bajo un mar verde, lo vi ahogándose. 

En todos mis sueños sin remedio ante mi vista,

Se hunde hacia mí, escupiendo, asfixiándose, ahogándose. 

[Si] vieras los ojos blancos retorciéndose en su cara,

Su cara, como la de un diablo enfermo de pecar;

Si pudieras escuchar, con cada sacudida, la sangre

De viles, incurables pústulas sobre lenguas inocentes. 

Amiga mía, no les contarías con tan alto gusto

A niños ardiendo por alguna gloria desesperada,

La vieja Mentira: Dulce et decorum est

Pro patria mori [Dulce y decoroso es morir por la patria]. 

Hasta aquí el poema. 

Un testimonio cruel, ¿cierto?, como todo lo que producen las guerras. De acuerdo con este texto: 

  • ¿Qué impulsaba a los jóvenes a enlistarse en las tropas de su país?

  • ¿Qué relación tiene este escrito con las causas de la Primera Guerra Mundial?

  • ¿Qué elementos característicos de esta guerra se mencionan? 

Exacto, hace referencia al uso del gas como arma y las máscaras para su protección. Sobre las causas, ahora las conocerás. 

La Gran Guerra, que se libró entre 1914 y 1918, se pensó sería la “guerra que acabaría con todas las guerras”. Además, se imaginaban que su duración sería cuestión de pocos meses. Esta guerra tuvo un costo de millones de vidas, y fue fuerte la decepción de la población ante los frustrados ideales de que el progreso propiciaría la estabilidad que regiría la vida de las personas. 

Políticamente, cambió las fronteras territoriales e incidió en la desintegración de los imperios que se conservaban, lo que permitió que muchas comunidades lograran separarse y se crearan nuevos Estados nacionales. 

La Primera Guerra Mundial, como se le conoció más tarde, se extendió fuera de Europa e involucró a 32 países.  Su principal causa fue el imperialismo. 

Como recordarás, el desarrollo de la segunda Revolución Industrial propició la necesidad de materiales como hierro y carbón, así como tungsteno y manganeso para fabricar acero y cobre, además de materias primas como algodón, caucho, marfil y maderas. 

Así, los países industrializados comenzaron a buscar territorios que les proporcionaran estos recursos para sus fábricas, además de mano de obra barata y consumidores para sus productos. 

La competencia por las colonias, el control de rutas marítimas y la búsqueda de influencia en mercados regionales generaron tensiones, sobre todo porque algunos países, cuya conformación y desarrollo industrial fue tardío, habían quedado fuera del reparto de África, el sur y el sudeste de Asia y Oceanía, que hicieron para sí las grandes potencias. 

Alemania, una naciente potencia, comenzó un desarrollo industrial acelerado, por lo que su descontento por los territorios que poseía y la demanda de colonias fue en aumento. En 1870 anexó las provincias de Alsacia y Lorena, que pertenecían a Francia, lo que generó que parte de la población francesa comenzara a exacerbar posturas antialemanas. 

Durante la industrialización aparecieron innovaciones como el ferrocarril, los telégrafos y los barcos de vapor. Estas tecnologías se vieron también acompañadas de la invención de nuevo armamento. Por ejemplo, los fusiles de repetición, que permitían que un soldado disparara alrededor de 15 veces sin tener que recargar. Anteriormente, cada disparo necesitaba una nueva carga. También aparecieron las primeras ametralladoras, que permitían realizar hasta 10 disparos por segundo. Se utilizaron, además, tanques, aviones y, por primera vez, submarinos. 

A estos instrumentos de guerra habrá que agregarles el desarrollo de armas químicas. Estos dispositivos estaban diseñados para liberar sustancias tóxicas con el fin de causar lesiones o la muerte. Si bien comenzaron a agredirse con gases lacrimógenos (que técnicamente no son armas químicas, pues sus efectos pasan en algunos minutos), la competencia entre ambos países combatientes inició una carrera armamentística. Para 1915, los alemanes emplearon por primera vez el gas cloro, el cual fue pronto sustituido por otros más letales como el gas mostaza o el fosgeno, que mata por asfixia. 

En la carrera armamentística tomaron la delantera Alemania y Francia, después se sumaron otras naciones como el Reino Unido, Estados Unidos de América, Italia, Rusia y el Imperio austrohúngaro. 

El siguiente video te permitirá identificar cómo la principal causa de la Primera Guerra Mundial forma parte de un proceso que se inició desde la industrialización. 

  1. Dos siglos de historia a vuelo de pájaro.

 

Revisa del tiempo 02:45 al 04:45. 

Otra de las causas fue el fortalecimiento del nacionalismo. Dos regiones en particular cimentaron la posibilidad de una guerra: el norte de África y los Balcanes. 

Al comenzar el siglo XX, la rivalidad entre las potencias había aumentado por afianzar el control de sus colonias. En África, nuevamente Alemania, como nueva potencia industrializada, en su intención de adquirir más colonias, apoyó a Marruecos en su lucha de independencia contra Francia, por lo que casi entran en guerra en 1905 y 1911. 

En la otra zona, el debilitamiento del Imperio otomano en la península de los Balcanes y el resurgimiento de los nacionalismos en esa convulsa área creó un polvorín. Serbia formaba parte del Imperio otomano, y para 1882 obtuvo su autonomía y se convirtió en un Estado independiente. Lo habitaban individuos de origen eslavo. 

Por una parte, los nacionalistas serbios querían integrar las provincias de Bosnia-Herzegovina para tener acceso al mar, pero esas provincias tenían la protección de Austria-Hungría, que se las anexó en 1908. Por otro lado, otras comunidades eslavas luchaban por separarse, ya fuera del Imperio otomano o del austrohúngaro, para anexarse a Serbia y conformar un solo Estado eslavo. 

Rusia también tenía interés en la salida al mar, por lo que apoyaba el paneslavismo de los serbios. Paneslavismo fue un movimiento de ideología nacionalista que durante el siglo XIX tenía como finalidad la unidad política y cultural de todos los pueblos eslavos. 

El apoyo de Rusia fue visto con recelo por el Reino Unido. Sin embargo, el expansionismo económico y de comunicaciones de Alemania produjo un acercamiento entre Rusia y Reino Unido. En contraparte, Alemania y Austria-Hungría querían evitar la unión serbia y la presencia de Rusia en la península. 

En este ambiente de tensión, las naciones hicieron alianzas. Desde 1882, Alemania, Austria-Hungría e Italia formaron la Triple Alianza (fueron conocidos como los Imperios Centrales); los tres se comprometían a que, si uno de los países entraba en guerra, responderían conjuntamente. 

Con el fin de contrarrestarlos, Francia y Reino Unido se aliaron en 1904, y en 1907 se integró Rusia, quedando conformada la Triple Entente (estos países fueron después conocidos como los Países Aliados). 

Si bien, como estudiaste en la sesión previa, no hubo enfrentamientos armados que implicaran a todas las potencias entre los años 1871 y 1914, las condiciones que presentaba cada país debido al nacionalismo, el imperialismo y el desarrollo de la industria armamentista, pusieron a estas naciones en un continuo estado de alerta, listas para hacerse la guerra en cualquier momento, y ese momento llegó. 

Una de estas comunidades eslavas era Bosnia, que estaba administrada por el Imperio austrohúngaro. Para prevenir la posible separación, el emperador Francisco José optó por invadirla y anexarla al imperio en 1908. Los nacionalistas lucharon por la separación enfrentándose a los ejércitos austriacos. 

En junio de 1914, el archiduque Francisco Fernando, sobrino del emperador Francisco José y heredero al trono de Austria-Hungría, viajó hacia Sarajevo, capital de Bosnia, para inspeccionar cuarteles. El día 28, mientras atravesaba la ciudad en compañía de su esposa, fue asesinado por un grupo de separatistas bosnios que fueron capturados y severamente castigados. Este evento produjo una fuerte tensión entre Serbia y el Imperio austrohúngaro

Austria-Hungría lanzó un ultimátum a Serbia y le exigió que reprimiera a los nacionalistas bosnios que, desde su territorio, impulsaban la separación. Cuando el imperio obtuvo el respaldo de Alemania, le exigió cuatro puntos a Serbia, que consistían en acabar con la propaganda y las acciones contra el imperio y la participación en las investigaciones para castigar el asesinato del archiduque. Serbia rechazó este último punto. 

Ante la negativa, Austria-Hungría le declaró la guerra a Serbia y poco a poco se sumaron otras naciones a un conflicto que se extendería por más de cuatro años. 

Tras la declaración de guerra, el sistema de alianzas establecido en los años anteriores entró en acción y fue determinante para la propagación del conflicto. Rusia no estaba formalmente aliada con Serbia, pero la apoyó en contra de Austria-Hungría, la cual formaba parte de la Triple Alianza, que había sido creada más de 30 años antes. 

El 28 de julio de 1914 inició la guerra. Rusia movilizó tropas a la frontera rusa-austrohúngara. Alemania exigió a Rusia que cesara la movilización o le declararía la guerra; Rusia lo ignoró. Alemania le declaró la guerra a Rusia y a Francia. 

Días después, Alemania le exigió a Bélgica, que tenía un estatuto de neutralidad, que le permitiera el paso de sus tropas; se negó e invadió Bélgica el 4 de agosto. Entonces, Reino Unido le declaró la guerra a Alemania. A fines de ese mes, Japón entró a la guerra del lado de Reino Unido y Francia. Italia, que había iniciado con los países del centro, se cambió de bando en mayo de 1915.

Antes, en noviembre de 1914, el Imperio otomano entró a la guerra del lado de Alemania. Bulgaria lo hizo también en octubre de 1915. Por su parte, Grecia y Rumania se unieron a la Triple Entente en 1916. 

Estados Unidos de América ingresó al conflicto en 1917, después de conocerse el telegrama Zimmermann, enviado por Alemania a este país, donde se le proponía al gobierno mexicano una alianza militar contra el vecino del norte para recuperar los territorios perdidos en el siglo XIX. 

Después de los avances iniciales de Alemania en Francia y en Polonia, la guerra se estancó con grandes líneas de trincheras en 1916, en una guerra de desgaste que no podía ser resuelta. Cuando se habla de guerra de trincheras, se hace referencia a un modo específico de combatir, surgido de manera simultánea al uso de las armas de fuego en los enfrentamientos. En esta estrategia bélica, los ejércitos excavan túneles abiertos (o trincheras) donde los soldados se protegen mientras conservan su posición. 

Las nuevas estrategias y el nuevo armamento de alto alcance trajeron como consecuencia que durante la Primera Guerra Mundial las tropas permanecieran inmóviles por largos periodos de tiempo. Podían esperar atrincheradas durante semanas en lo que recibían la orden de atacar o replegarse. 

Posteriormente, en 1917, Alemania declaró la guerra submarina, misma que llegó a las costas de Estados Unidos de América y México. Como se mencionó, los submarinos formaron parte de las nuevas innovaciones de la guerra. Los restos de uno de éstos fueron localizados por arqueólogos náuticos en las costas mexicanas. Conoce su historia a través del siguiente video. 

  1. Hallazgo del submarino USSH1 con novedoso método de registro.

 

Fue interesante el video ¿verdad? Bueno, además de los submarinos, con la finalidad de terminar con el estancamiento generado por la guerra de trincheras, se desarrollaron los tanques, que podían vencer a las metralletas y avanzar entre las filas enemigas. 

También la aviación desempeñó un papel en la guerra: se utilizaron aviones equipados con cámaras con el fin de explorar las zonas de guerra y se emplearon para atacar a las tropas o a los aviones enemigos y bombardear puestos militares, fábricas de armamento y ciudades. A causa de los bombardeos, perdieron la vida muchos civiles. 

Finalmente, con el ingreso de Estados Unidos de América al conflicto, en septiembre de 1917, los aliados lanzaron contra Alemania la mayor ofensiva de la guerra. Alemania y Austria-Hungría se rindieron los primeros días de noviembre de 1918. 

A nivel internacional, la guerra no terminó con los conflictos y tensiones previos, sino que incluso los acentuó. El Tratado de Versalles, que estudiarás más adelante, generó muchas inconformidades porque los vencidos no perdonarían las duras consecuencias que les fueron impuestas. Tampoco terminó con las tensiones derivadas de la expansión imperialista. Amplió las posesiones de los vencedores y volvió a dejar algunas naciones sin colonias, lo cual generó nuevos conflictos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

La Paz Armada. Aprende en Casa III Secundaria

¿Civilizar o someter? Aprende en Casa III Secundaria

Consolidación de los Estados nacionales en Europa. Secundaria