La caída de Tenochtitlan. Aprende en Casa III Secundaria

La caída de Tenochtitlan. Aprende en Casa III Secundaria

Luego de la caída de la ciudad, el dominio español se extendió rápidamente al resto del Imperio Mexica
Redacción | UN1ÓN | 05/03/2021 14:16

En la materia de Historia de segundo de secundaria, se verá el tema: “La caída de Tenochtitlan”, con el que conocerás los principales acontecimientos del proceso de Conquista de México-Tenochtitlan y analiza algunos de los factores que lo determinaron.

¿Qué hacemos?

Antes de profundizar en el tema, conviene recordar brevemente cómo llegaron los españoles y sus aliados a Mexico Tenochtitlan. Para ello, observa el siguiente video. 

  1. El fin del Imperio mexica.

 

Hernán Cortés supo aprovechar el profundo malestar que había entre los pueblos y señoríos sujetos a la dominación mexica, forjó alianzas con los enemigos del Imperio, quienes le ayudaron a debilitarlo y finalmente a vencerlo. 

Tras la muerte de Moctezuma, Cuitláhuac se convirtió en el nuevo tlatoani. Éste intentó restablecer el dominio sobre los pueblos de la región, pero no lo logró. Mientras tanto, Cortés se refugió en Tlaxcala, territorio aliado, desde donde planeó el asalto definitivo a la capital mexica. Entre diciembre de 1520 y enero de 1521, los españoles lograron dominar las poblaciones circundantes al lago de Texcoco como Tecamachalco, Iztapalapa, Chalco, Azcapotzalco, Tacuba, Xochimilco y Coyoacán. 

Después de la derrota conocida como la Noche Triste, los españoles reforzaron sus alianzas y planearon el asalto definitivo a la ciudad mexica. 

A continuación, lee las contundentes declaraciones de los historiadores Enrique Florescano y Rodrigo Martínez, quienes en el volumen 2 de la “Historia Gráfica de México”, dedicado a la época colonial, relatan el asedio a la ciudad mexica. 

“[…] El sitio de Tenochtitlan comenzó el 30 de mayo de 1521. Cortés dirigió contra la capital azteca 650 soldados de infantería, 194 mosqueteros y ballesteros, 84 jinetes y muchos miles de aliados indios. Los españoles se organizaron en tres columnas terrestres que penetraron por las tres calzadas principales de la ciudad, comandadas por Pedro de Alvarado, Cristóbal de Olid y Gonzalo de Sandoval. Cortés dirigió la flota de bergantines, que además de apoyar a sus tropas, combatió a la defensa naval indígena. El 16 de junio, después de un prolongado ataque por tierra y agua, los españoles lograron entrar en la ciudad, pero ahí los defensores los rechazaron y casi lograron capturar a Cortés. Éste dispuso entonces que la ciudad fuera arrasada y los canales cubiertos para asegurar un terreno de batalla favorable a los españoles. Finalmente el 13 de agosto —1 serpiente del año 3 casa, según el calendario indígena—, cuando todo en Tenochtitlan era muerte, hambre y desolación, y después de 75 días de sitio, los españoles capturaron al valiente Cuauhtémoc. Así fue derrotada la ciudad de México, y con ella, el Imperio mexica.” 

Por causa del aislamiento al que los sometieron los invasores, los mexicas la pasaban cada vez peor. Debían beber agua salobre del lago, ya que los españoles les cortaron el suministro de agua potable; los alimentos comenzaron a escasear y no tenían tregua ni un momento, pues mientras combatían de día, por las noches reconstruían las defensas de la ciudad. Tras ganar las calzadas, el ejército conquistador entró en la ciudad y atacó el Templo Mayor. A pesar de esto, los mexicas decidieron resistir hasta el final y trasladaron a toda la población hacia Tlatelolco, en la parte norte de la isla. 

Por si esto fuera poco, una enfermedad comenzó a diezmar a la población indígena. A principios de mayo de 1520, se desató la primera epidemia de viruela, enfermedad traída por los españoles. Gracias a las crónicas de la época, los especialistas han logrado establecer que el origen de la epidemia se remonta a la llegada a costas veracruzanas de la expedición que tenía por objeto capturar a Cortés, liderada por Pánfilo de Narváez. Al parecer, la cadena de contagio se extendió con rapidez, convirtiendo a Cempoala, la ciudad totonaca, en el epicentro de difusión. Al cabo de cinco meses, la enfermedad llegó hasta la población indígena del altiplano central.  

A finales de 1520, la epidemia se manifestó en Tenochtitlan causando la muerte de miles de indígenas, entre ellos, se encontraba el tlatoani Cuitláhuac, quien fue sustituido por el joven Cuauhtémoc que tan sólo tenía 25 años. 

Para ampliar esta información, escucha a la doctora Gisela von Wobeser, quien explica cuál fue el impacto demográfico de la invasión y conquista. 

  1. El impacto demográfico de la Conquista.

 

Es imposible determinar el número exacto de víctimas que cobró esta primera epidemia porque no se cuenta con las fuentes suficientes, pero se sabe que afectó principalmente a la población indígena debido a que, al no estar en contacto con el virus que provoca la viruela, sus organismos no habían desarrollado anticuerpos para combatirlo. 

Ahora este escenario resulta familiar. Lamentablemente, a nivel mundial atravesamos una situación similar a la que enfrentaron los indígenas del siglo XVI, el surgimiento de una nueva enfermedad que se propagó rápidamente, y para la cual nuestros organismos no habían desarrollado mecanismos de defensa. A diferencia de aquella época, los avances científicos y tecnológicos actuales han permitido tener un mejor entendimiento de la enfermedad y crear vacunas en poco tiempo, pero esto no significa que debamos relajar las medidas de higiene y las de sana distancia. 

Retomando la información sobre el asedio español a Tenochtitlan, éste duró casi tres meses. Finalmente, la resistencia mexica, debilitada por la falta de agua y víveres, y azotada por las enfermedades, dejó de combatir y entregó las armas cuando Cortés presentó al tlatoani Cuauhtémoc, quien había intentado huir junto con sus capitanes, pero fue capturado. Era la noche del 13 de agosto de 1521, cuando Tenochtitlan cayó en manos de los conquistadores. 

Otros factores, además del biológico, que determinaron el triunfo español, fueron el político, el ideológico y el tecnológico. Dentro del primero está la alianza de los enemigos del Imperio Mexica con los españoles. 

Aunque los tlaxcaltecas no fueron el único pueblo indígena que se alió con los conquistadores, su papel fue clave en la caída del Imperio, ya que proporcionaron no sólo soldados para la guerra, sino también todo lo que era necesario para la victoria, y una vez tomada Tenochtitlan, continuaron su participación en subsecuentes campañas de conquista. A cambio, los tlaxcaltecas fueron recompensados con títulos, tierras y privilegios en una alianza estratégica que continuaría hasta el siglo XVIII. 

En cuanto a los factores de tipo ideológico, se pueden señalar tres. En primer lugar, los españoles desde la época de la reconquista cristiana de sus tierras estaban acostumbrados a combatir para ocupar territorios; además, los impulsaba la ambición de obtener riquezas y gloria. 

En segundo lugar, la forma en que mexicas y españoles concebían la guerra era muy distinta; mientras los primeros, los mexicas, peleaban para capturar prisioneros, los invasores y conquistadores luchaban a muerte, buscaban causar el mayor número de bajas en sus oponentes. 

Y, en tercer lugar, algunos especialistas han señalado que es probable que en un principio los indígenas creyeran que los seres extraños que llegaron del mar eran deidades, lo que les despertaba cierto temor y respeto, pero esta idea duró poco, pronto comprobaron que sangraban y morían como cualquier persona. 

Dentro de los factores tecnológicos, se encuentra la mayor letalidad del armamento occidental. Los mexicas peleaban con dardos, lanzas, arcos, flechas y el macuahuitl o “espada azteca”, que consistía en un bastón de madera con incrustaciones de obsidiana. Por su parte, los españoles contaban con cañones, pólvora, arcabuces, que eran armas de fuego parecidas al fusil, espadas y armaduras. Contaban con caballos y perros de guerra que utilizaban en combate. 

Luego de la caída de la ciudad, el dominio español se extendió rápidamente al resto del Imperio Mexica. 

Cortés fue nombrado gobernador y capitán general de las tierras que invadió y conquistó. Además, promovió y dirigió distintas campañas para someter a los pueblos de la región y hacia finales de 1524, ya había llegado hasta Las Hibueras, en Honduras. Para muchos pueblos indígenas, antes vasallos de los mexicas, no resultó extraño entregar tributo a los nuevos conquistadores, como lo pagaban previamente a los integrantes de la Triple Alianza. Durante una década no se produjeron grandes cambios políticos ni culturales. El dominio español comenzó a funcionar sobre la estructura anterior de la administración mexica. 

Pero ¿qué ocurrió con el último tlatoani mexica? Cuauhtémoc y sus guerreros más cercanos fueron torturados para que entregaran el tesoro que los españoles habían perdido en su huida de la ciudad. Después, en su viaje rumbo a Las Hibueras, Cortés llevó como prisionero a Cuauhtémoc, por temor a que el tlatoani urdiera un plan en su contra, lo mandó ejecutar el 28 de febrero de 1525. De esta forma, el último gobernante mexica no murió en la capital de su imperio. 

En cuanto a la suerte de los sobrevivientes del sitio a Tenochtitlan, los jóvenes fuertes fueron convertidos en esclavos y el resto, junto a los otros grupos indígenas, tuvieron que reconstruir la ciudad devastada. Sobre las ruinas de Tenochtitlan se edificó la ciudad colonial. 

Como se señaló a lo largo de esta sesión, la conquista del Imperio mexica fue multifactorial, es decir, dependió de diversos factores que se pueden clasificar en políticos, ideológicos, tecnológicos y biológicos. 

Además, se puede caracterizar la invasión y conquista como un proceso heterogéneo, esto significa que no se produjo de forma similar en todas las regiones. Si bien, en 1524, el territorio que abarcaba el Imperio Mexica quedó totalmente sometido, la conquista de Aridoamérica y de algunos pueblos mayas, resultó mucho más complicada para los españoles y en regiones como el Petén, al norte de Guatemala, se extendió hasta finales del siglo XVII. 

A esta información, se puede añadir un factor de tipo social. La estructura social y política del Imperio Mexica fue aprovechada por los españoles para precipitar su caída. Los mexicas y sus súbditos eran pueblos sedentarios sujetos a una organización tributaria bien establecida, esto facilitó las cosas para los invasores porque, al mantener la estructura administrativa prehispánica, la transición entre el dominio indígena y el español fue relativamente sencillo. Mientras que en el norte de Mesoamérica, la estructura social era muy distinta, ya que estos pueblos eran nómadas o seminómadas, por lo que, al no permanecer establecidos en un sólo lugar, a los españoles les resultó más difícil su sometimiento. 

La derrota del Imperio Mexica marcó el inicio de una nueva etapa en la historia de nuestro país, la época colonial, que tuvo una duración de tres siglos y se configuró a partir de la mezcla de elementos de la tradición indígena y la española, dando paso a una nueva sociedad, la novohispana. 

Has concluido esta sesión. Si deseas saber más, puedes consultar tu libro de texto de Historia. También puedes visitar el sitio web "Noticonquista" del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

La noche triste de los españoles. Aprende en Casa III Secundaria

Llegaron los extraños. Aprende en Casa III Secundaria

Europa en América. Aprende en Casa III Secundaria