Mujeres y hombres: somos iguales. Ejemplos de Igualdad

Mujeres y hombres: somos iguales. Ejemplos de Igualdad

Parte del trabajo docente es hacerles entender a los niños que no existen diferencias entre él y sus compañeros, ni por motivos físicos, ni por motivos raciales
Ejemplos de igualdad en la escuela
Ejemplos de igualdad en la escuela
Redacción | UN1ÓN | 09/03/2021 05:00

En la materia de Civismo de tercero de primaria, se verá el tema: “Mujeres y hombres: somos iguales”, con el cual se reconoce la necesidad de establecer relaciones de igualdad entre mujeres y hombres.

¿Qué hacemos?

Qué son los roles de género.

Un rol, es el papel que realiza una persona en una sociedad, en grupo o en una actividad determinada, es decir, son las tareas específicas que se dan para organizarnos mejor.

Rol: papel que realiza una persona en una sociedad, en grupo o en una actividad determinada.

¿Un rol podría ser cuando en un juego de básquetbol una parte del equipo defiende la canasta y otros se encargan de encestar? o ¿En un restaurante, unos cocinan, otros sirven las mesas y otros se encargan de limpiar?

En un restaurante, alguien debe atender las mesas, alguien más debe cocinar, entre otras actividades necesarias.

En algunas comunidades indígenas se valora el rol que cumplen las personas mayores, porque se considera que son personas con una gran sabiduría, y por ello ocupan cargos importantes en la organización de la comunidad.

Si los roles sirven para organizarnos, ¿Por sé dijo, que los roles impiden la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres?

Las mujeres y los hombres siempre han sido distintos entre sí, nuestros cuerpos son diferentes, Incluso nuestros esqueletos tampoco son iguales, una de esas diferencias, es que sólo las mujeres pueden embarazarse, mientras que los hombres no.

Por esa razón, durante muchos años se creyó que las actividades de cuidar a los hijos, preparar la comida y limpiar la casa, era el ROL que sólo las mujeres debían realizar, mientras que los hombres podían elegir entre muchas otras tareas.

Decían que las labores del hogar “era cosa de mujeres” y que les correspondía, las mujeres debían recogerlo, ¿Sólo por ser mujeres? El rol de la limpieza se les daba a las mujeres, por considerarse que era lo que les correspondía, solo por ser mujeres. Esta asignación de rol o papel, estuvo presente durante mucho tiempo, y es a los que llamamos roles de género.

A lo largo de la historia, y en varias partes del mundo, existieron mujeres que también estaban inconformes con los roles de género, defendieron la idea de que aun cuando hay diferencias físicas entre una mujer y un hombre, tienen algo en común: ambas son personas y por tal motivo, son iguales.

Grupo de mujeres en protesta.

Los roles de género son injustos, las mujeres deben tener la libertad de realizar sus actividades de la misma forma que los hombres y elegir hacer lo que más les gusta.

Collage de mujeres destacadas.

Eso ha ido cambiando poco a poco, hoy en día, se ha demostrado que las mujeres tenemos la misma capacidad que los hombres de aprender y realizar cualquier actividad, por eso existen mujeres científicas, deportistas, artistas, presidentas y en todas las actividades que antes se creían exclusivas de los hombres.

Este es un proceso, y aunque ha habido avances, aún hay personas, tanto hombres como mujeres, que piensan que las obligaciones del hogar son solo de ELLAS, es decir, que además de trabajar fuera de casa, estudiar o hacer lo que les guste, las mujeres deben de encargarse de la limpieza de la casa, de hacer la comida, etcétera.

A todo esto, nos referimos cuando hablamos de roles de género, cuando creemos que las personas deben hacer ciertas tareas sólo porque son mujeres o porque son hombres y lo malo de pensar así, es que no le damos la misma oportunidad a las mujeres de hacer otras cosas.

Los roles en cualquier grupo, no deben darse por nuestro género, sino que debe ser una elección de cada persona, porque todos los seres humanos somos iguales y tenemos los mismos derechos.

También tengo imágenes de actividades. Me tienes que decir si has visto tanto a una mujer o a un hombre, hacer esas actividades por igual. ¿Entendido?

Vamos con la primera, “Ser astronauta”.

Vamos con la siguiente: Danzar.

Siguiente: Crear conocimiento, es decir dedicarse a la ciencia.

Y tenemos otra más por aquí: Bordar.

Enfermería. Es la siguiente. 

Por último, atletismo, particularmente en esta imagen se práctica halterofilia, que es el levantamiento de pesas.

En los Juegos Olímpicos de Sídney, Australia en el 2000, la deportista Soraya Jiménez ganó la medalla de oro para México.

¿Hay actividades que son solo para niñas o para niños?

¿Por qué piensas que es así?

¿Alguna vez te han impedido realizar alguna actividad por ser niño o niña?

¿Cómo te sentiste?

¿Todas las actividades pueden ser hechas tanto por niñas como por niños?

¿Por qué?

 “La falta de oportunidades para niñas o niños genera condiciones de desigualdad, injusticia, discriminación y violencia. Por el contrario, la igualdad favorece un mundo pacífico y próspero para todas las personas, tanto en el presente como en el futuro”

(texto extraído del libro de FCYE 3º, página 77)

Antes de terminar observemos el siguiente video.

  • Video. Distribución equitativa de las actividades.

 

La segunda parte del video muestra muy bien que todos los miembros de la familia tienen la obligación de colaborar.

Niñas y niños, mujeres y hombres pueden realizar las mismas actividades, por lo tanto, los roles de género deben cambiar, más bien dicho, evolucionar.

Cuál es la importancia de la igualdad de género

El tema de la equidad de género ha estado en el debate social durante muchos años y en las últimas décadas se ha intensificado.

Por otra parte, la equidad de género entre niños y niñas en las aulas, no ha sido ajeno y por ello desde los centros escolares se insiste en que la equivalencia de géneros se debe enseñar también en las aulas para conseguir una sociedad más justa y la tan ansiada  igualdad de oportunidades.

Expertos en el tema han insistido en que la igualdad en la sociedad o igualdad social es parte inseparable de la justicia social.

Su función es la intervención en situaciones o sobre factores que provoquen discriminación, intolerancia y desigualdad para evitar repetir los errores de injusticias en la historia de la humanidad como la esclavitud o la xenofobia.

De acuerdo con la  la lista de Objetivos del Milenio establecidos por Naciones Unidas, se debe trabajar el significado de igualdad con el alumnado desde las primeras etapas escolares.

En este punto parte del trabajo docente es hacerles entender a los niños que no existen diferencias entre él y sus compañeros, ni por motivos físicos, ni por motivos raciales (por poner un ejemplo), también debe tener claro que a ese mismo nivel se encuentran niños y niñas, de acuerdo con el mismo documento de la ONU.

Por qué es importante trabajar la igualdad de género en la escuela

La importancia de trabajar la igualdad en la escuela es tan fundamental, como enseñarles a los estudiantes quiénes fueron las personas que nos precedieron e hicieron posible el mundo tal como lo conocemos, o los fundamentos matemáticos que les serán de vital utilidad en el futuro para desenvolverse dentro de la sociedad. 

En la escuela se enseñan herramientas y conocimientos esenciales para el desarrollo de una vida plena, por ello resultaría natural el pensar y no cuestionar la necesidad de poner en práctica actividades de igualdad para niños y niñas que ayuden a erradicar la visión de un mundo dividido en hombres y mujeres. 

Sergio Díez, impulsor y coordinador de la Escuela de Filósofos de Brains International Schools, señala que: “La equidad de géneros es una meta que entre todos, y precisamente desde la escuela, podemos conseguir”.

Ejemplos de igualdad en la escuela

Y en este mismo punto, Brains International School, un colegio privado en Madrid, España,  hace hincapié  e insiste en que la equivalencia de géneros se debe enseñar también en las aulas para conseguir una sociedad más justa y la tan ansiada  igualdad de oportunidades.

Y propone 7 claves para promover la equidad de género en las aulas:

  1. Eliminar los prejuicios y las ideas preconcebidas. Con una vocación crítica se deben ir dejando de lado los prejuicios y los hábitos sexistas. A través del razonamiento crítico conseguimos que los niños puedan hacer frente a las generalizaciones.

  2. Todos pueden hacer todo. Esto ayuda a eliminar concepciones erróneas, empezando en el ámbito doméstico y continuando en la escuela. Enseñar a los niños a compartir las tareas, no solo entre ellos, sino con los padres, dentro de sus posibilidades, y evitar que sea una sola persona la que cargue con todo el peso de la casa.

  3. Afrontar las diferencias de género. Evidentemente, niños y niñas no son iguales, a nivel fisiológico y mental son diferentes. Es importante enseñar a los niños a afrontar estas diferencias y a asumirlas. Ello también implica dar respuesta a las dudas de los niños sobre cuestiones incómodas como el sexo, y las relaciones entre personas para romper el sistema de imposición de roles.

  4. Evitar el acceso a los estímulos sexistas. Día con día los niños se enfrentan a un bombardeo continuo de estímulos, no todos ellos deseables. Y para evitar que en ellos se forme un percepción sexista, se debe trabajar en impedirles una sobreexposición a estos contenidos y desarrollar un sentimiento crítico para que puedan enfrentarse a los mismos.

  5. Utilizar el juego como base de la enseñanza en equidad. Fomentar juegos inclusivos, en los que el rol masculino o femenino no intervenga, así como la promoción de equipos mixtos. El juego es una de las formas más efectivas de enseñanza, especialmente en valores, por lo tanto el patio y el recreo deben ser una extensión de este aprendizaje.

  6. Ofrecer patrones de conducta ejemplares. Los niños comienzan a desarrollar su personalidad a través de la repetición y tomando como ejemplo a las personas de su alrededor. Por ello es importante  que en casa ya exista un clima de equidad de género que será reforzado en la escuela.

  7. Realizar un seguimiento durante el desarrollo cognitivo. Para ello es necesario llevar un seguimiento del niño y evitar que las concepciones erróneas se afiancen dentro de su entendimiento. Se debe estar al pendiente ante cualquier desviación y rebatir esa idea a través del razonamiento, y nunca del castigo, es una parte fundamental del aprendizaje.

Con información de Ser Padres