Por una cultura de paz. Aprende en Casa III Secundaria

Por una cultura de paz. Aprende en Casa III Secundaria

La primera mitad del siglo XX vivió el desarrollo de dos guerras que mostraron las posibilidades que tenía el ser humano para autodestruirse
Por una cultura de paz
Por una cultura de paz
Redacción | UN1ÓN | 11/03/2021 05:00

En la clase de Historia de primero de secundaria, se tratará el tema: “Por una cultura de paz”, con el que se analizará  el fascismo y su papel de impulsor de la Segunda Guerra Mundial.

¿Qué hacemos? 

La primera mitad del siglo XX vivió el desarrollo de dos guerras que mostraron las posibilidades que tenía el ser humano para autodestruirse. Después de 1945, el mundo se mantuvo en una polaridad entre el bloque capitalista y el bloque comunista, marcando el resto del siglo XX con la posibilidad de desencadenar guerras aún más catastróficas. 

Para entender mejor este contexto, lee el siguiente texto del historiador británico Eric Hobsbawm: 

“Pero ¿qué era exactamente lo que había cambiado? La guerra fría había transformado la escena internacional en tres sentidos. En primer lugar, había eliminado o eclipsado totalmente las rivalidades y conflictos, salvo uno, que configuraron la política mundial antes de la segunda guerra mundial. 

Algunos de ellos desaparecieron porque las grandes potencias coloniales de la época imperial se desvanecieron, y con ellas sus rivalidades sobre las dependencias que gobernaban. Otros acabaron porque todas las «grandes potencias» excepto dos habían quedado relegadas a la segunda o tercera división de la política internacional, y las relaciones entre ellas ya no eran autónomas ni, en realidad, mucho más que de interés local […]. 

En segundo lugar, la guerra fría había congelado la situación internacional y, al hacerlo, había estabilizado lo que era un estado de las cosas provisional y por fijar […]. La estabilización no era la paz. Con la excepción de Europa, la guerra fría no fue una época en la que se olvidó lo que significaba pelear. Apenas pasó algún año entre 1948 y 1989 sin que hubiese conflictos armados graves en alguna parte. No obstante, los conflictos estaban controlados o amortiguados, por el miedo a que provocasen una guerra abierta —o sea, atómica— entre las superpotencias […]. 

En tercer lugar, la combinación de poder, influencia política, corrupción y la lógica de la bipolaridad y del antiimperialismo mantuvieron más o menos estable la división del mundo. […] 

Todo el mundo exportaba armas […] Este comercio con la muerte no se reducía a la amplia gama de aparatos que sólo podían utilizar los gobiernos, sino que el surgimiento de una época de guerrillas y terrorismo originó una gran demanda de armas ligeras, portátiles y suficientemente destructivas y mortíferas, y los bajos fondos de las ciudades de finales del siglo XX proporcionaron un nuevo mercado civil a esos productos”. 

Hasta aquí la lectura. 

Como has podido leer, el fin de la Segunda Guerra Mundial no significó el establecimiento de una era de paz en el mundo ¿qué hacía falta para lograrlo? 

Como recordarás, tras el fin de la Primera Guerra Mundial y la firma del Tratado de Versalles, se creó la Sociedad de las Naciones, una organización internacional que tenía como propósito evitar el estallido de nuevos conflictos. Sin embargo, debido a que nunca tuvo una operatividad real, no logró evitar el estallido de 1939. 

Por ello, cuando se desencadenó la Segunda Guerra Mundial, los países aliados, encabezados por Estados Unidos de América, Gran Bretaña y la Unión Soviética, tomaron la iniciativa de formar una nueva organización internacional que fuera más efectiva a la hora de garantizar la paz mundial. De ese modo, en agosto de 1941, el presidente de Estados Unidos de América, Franklin D. Roosevelt y el Primer Ministro de Gran Bretaña, Winston Churchill, firmaron la Carta del Atlántico que, un año después, se convirtió en la Declaración de las Naciones Unidas, firmada por 26 países aliados que lucharon contra las potencias del Eje. 

Estados Unidos de América, Gran Bretaña y la Unión Soviética diseñaron una nueva organización desde su estructura y funciones. Los líderes de esos países continuaron en otras reuniones celebradas en Washington en 1944 y en la Conferencia de Yalta de febrero de 1945, que culminó con la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Organización Internacional, teniendo lugar en San Francisco, California, donde se aprobó la Carta de las Naciones Unidas. 

Esa conferencia contó con la participación de 50 países: 9 de Europa, 21 de América, 7 del medio oriente, 2 del sudeste asiático, 3 de África, 5 de la comunidad británica y las repúblicas soviéticas de Ucrania y Bielorrusia, además de la URSS. A ellos se sumó Polonia como el estado 51 que la suscribía. 

En esa reunión se formó el Consejo de Seguridad, formado por las tres principales potencias, a las que se agregó China, con la facultad de vetar las resoluciones de la Asamblea General en las que no estuvieran de acuerdo. 

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) nació oficialmente el 24 de octubre de 1945.

Como se mencionó, el 26 de junio de 1945 se firmó en San Francisco la Carta de las Naciones Unidas, en donde los países miembros adoptaron como propósitos: 

  1. Mantener la paz y la seguridad internacionales, y con tal fin: tomar medidas colectivas eficaces para prevenir y eliminar amenazas a la paz, y para suprimir actos de agresión u otros quebrantamientos de la paz; y lograr por medios pacíficos, y de conformidad con los principios de la justicia y del derecho internacional, el ajuste o arreglo de controversias o situaciones internacionales susceptibles de conducir a quebrantamientos de la paz. 

  1. Fomentar entre las naciones relaciones de amistad basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y al de la libre determinación de los pueblos […]. 

  1. Realizar la cooperación internacional en la solución de problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario, y en el desarrollo y estímulo del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión. 

  1. Servir de centro que armonice los esfuerzos de las naciones por alcanzar estos propósitos comunes. 

Para cumplirlos, dentro de la ONU se crearon seis organismos. Entre ellos destacan la Asamblea General (en la que están representados los países miembros, y en donde se discuten y aprueban resoluciones sobre los principales problemas que afectan a la comunidad internacional) y el Consejo de Seguridad (que reúne a las principales potencias y tiene la responsabilidad de velar por la paz), así como la Corte Internacional de Justicia. 

Asimismo, para atender a los principales problemas de la humanidad, dentro de la ONU se han creado 16 agencias. Las principales son la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la Organización Internacional del Trabajo, la Organización Mundial de la Salud, y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). 

Ahora, observa el siguiente video para identificar las principales acciones que desempeñan estas organizaciones. 

  1. Organismos de paz: acciones humanitarias en el mundo de la posguerra a la actualidad.

 

Revisa del tiempo: 01:19 al 06:18. 

Pero, ¿existían instituciones que buscan defender los derechos de las personas más vulnerables? 

La ONU aprobó el 10 de diciembre de 1948 la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que estableció, por primera vez, que éstos son fundamentales y deben protegerse en el mundo entero. Entre los artículos de la Declaración se defienden los derechos a la vida, la libertad y la seguridad; además de que se combate la esclavitud, la servidumbre y la tortura. 

Asimismo, otro documento fundamental es el de la Convención de los Derechos del Niño, que entró en vigor el 2 de septiembre de 1990. En sus considerandos, la convención recuerda que la infancia tiene derecho a cuidados y asistencia especiales; que los niños deben crecer en la familia en un ambiente de felicidad, amor y comprensión; que deben estar preparados para una vida independiente en sociedad y ser educados en un espíritu de paz, dignidad, tolerancia, libertad, igualdad y solidaridad. 

Dentro de la ONU se creó en diciembre de 1950 El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) con el objetivo de ayudar a los millones de desplazados y refugiados en el mundo como consecuencia de las guerras y otros conflictos. 

También, por iniciativa de la ONU, el 17 de julio de 1998 se creó la Corte Penal Internacional, que entró en vigor en 2002. Está conformada por 124 países con sede en La Haya, Países Bajos. Su trascendencia radica en ser el primer tribunal de carácter judicial e internacional, encargado de perseguir y juzgar a los responsables de crímenes graves contra la humanidad, genocidio y crímenes de guerra. Su antecedente son los juicios de Núremberg. 

Al terminar la Segunda Guerra Mundial se estableció en la ciudad de Núremberg, Alemania, un tribunal internacional encargado de juzgar a criminales de guerra alemanes y japoneses. Entre 1945 y 1946, fueron juzgados militares y civiles. Los procesados estaban acusados de cuatro cargos: crímenes contra la paz; crímenes contra la humanidad, por exterminio, genocidio y deportaciones de las y los conducidos a los campos de concentración; así como crímenes de guerra y conspiración. 

Desafortunadamente, a pesar de los esfuerzos emprendidos por la Organización de las Naciones Unidas y sus organismos para establecer un mundo de paz, ésta no se ha logrado debido a que intereses políticos, económicos y hasta culturales lo han impedido. No obstante, la labor de la ONU ha sido muy importante en diferentes territorios como Yemen, Burkina Faso, Sudán del Sur, y Nigeria. 

Aun así, las acciones a favor de construir un mundo de paz no deberían ser exclusivas de una organización, sino de todas las naciones y su sociedad. 

Ahora, observa un vídeo respecto a este tema. 

  1. La humanidad busca la paz.

 

Revisa del tiempo: 0:32 al 5:46. 

¿Habías considerado que pequeñas acciones, como las que emprendes, contribuyen a la edificación de un mundo en paz? 

Cuando te das cuenta del valor de tus propias acciones, construir un mundo pacífico donde quepan muchos mundos y todos puedan vivir en paz no parece algo tan lejano. 

Has concluido el tema del día de hoy.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Los costos de la Segunda Guerra Mundial. Aprende en Casa III

En una guerra, ¿quiénes combaten? Aprende en Casa III Secundaria

Segunda Guerra Mundial: derrota del fascismo y el fin de la guerra